Actualidad

Estos cuatro casos han complicado las relaciones diplomáticas de Ecuador en los últimos 60 años

A través de una misiva, enviada el 29 de febrero, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador solicitó a la Embajada de México el consentimiento del jefe de la misión diplomática para que las fuerzas del orden ingresen y cumplan con la captura del exvicepresidente Jorge Glas Espinel, dispuesta por la Corte Nacional de Justicia.

México manifestó que no permitirá el ingreso ya que “sentaría un precedente y violaría la inmunidad diplomática”. Sin embargo, aún debe pronunciarse sobre si concede o no asilo político a Glas que el exvicepresidente mismo solicitó luego de ingresar a la sede diplomática el 17 de diciembre pasado.

El desenlace que tenga el pedido de asilo de Glas definirá si se abre un nuevo impase diplomático para Ecuador. Expertos en derecho internacional consideran que su situación legal lo hace improcedente y el gobierno de Daniel Noboa ya haya dado señales de que no concederá ningún salvoconducto.

No obstante, en caso de darse estos escenarios y la relación con México se complique, no sería la primera vez que se tensionen las relaciones con un tercer país por algún tema relacionado con asilos políticos y la soberanía nacional en las misiones diplomáticas.

A continuación cuatro casos en los que Ecuador ha tenido impases diplomáticos con terceros países:

1) Ataque a embajada de Ecuador en La Habana en 1961

Ecuador fue víctima de agresiones a su sede diplomática en La Habana (Cuba) en 1961 y 1981. Son las únicas ocasiones en las que una nación extranjera afectó la soberanía nacional incumpliendo la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas que determina la “inviolabilidad” de esas residencias.

Según el libro Un ciclón llamado Fidel, de la periodista Mariana Neira, un grupo de disidentes cubanos ingresó a la Embajada en La Habana buscando protección de los abusos del régimen castrista. Fue el 11 de diciembre de 1961.

El entonces canciller Francisco Acosta, miembro del gabinete de Carlos Julio Arosemena Monroy, indicó en su informe: “Un camión con algunas personas se metió a la sede de la Embajada, pasando sobre la cerca; iban en busca de asilo. La guardia del gobierno cubano que estaba custodiando la Embajada ecuatoriana disparó sobre las personas del camión, como resultado de lo cual, hay tres muertos y cuatro heridos… que cayeron dentro del predio…”.

No obstante, la versión del régimen cubano, publicada en el diario oficial Granma, fue otra: “En el camión viajaban diez contrarrevolucionarios… Los milicianos que estaban en guardia, al ver llegar el vehículo a toda velocidad, le dieron el alto, pero los tripulantes lanzaron el camión contra los guardias con la intención de arrollarlos; fue entonces cuando los milicianos dispararon…”.

El texto relata que el Gobierno ecuatoriano protestó por la acción de los cubanos porque consideró que habían violentado las convenciones sobre Derecho de Asilo y sobre Funcionarios Diplomáticos.

También exigió a Cuba que entregue salvoconductos para todas las personas asiladas en la Embajada (unas 60) y que devolvieran a los heridos en la incursión. Cuba se molestó por los pedidos, pero finalmente dio los salvoconductos.

2) Embajada de Ecuador en La Habana sufrió un segundo ataque en 1981

Respecto al segundo incidente se manejan aún diferentes versiones de parte de los grupos anticastristas, las autoridades cubanas y las ecuatorianas, según el libro de Neira y testimonios recogidos por este Diario.

Veinte años después, el 13 de febrero de 1981, 14 personas de la familia de Rómulo y Pascual Delgado irrumpieron con violencia en la Embajada portando armas.

Los anticastristas afirmaron que estos disidentes eran exoficiales que pedían asilo junto a sus esposas e hijos. Y tras ingresar a la sede, entregaron el armamento al entonces embajador Jorge Pérez Concha.

El gobierno cubano señaló, en cambio, que los Delgado eran delincuentes. Los militares de ese país cercaron la Embajada y cortaron el servicio de energía eléctrica.

El presidente de ese momento, Jaime Roldós, envió una comisión para que negociara la liberación de los funcionarios de la Embajada. Tras una semana de diálogos, el 20 de febrero, estos dejaron salir a los diplomáticos.

El libro Un huracán llamado Fidel cita fragmentos de otro texto escrito por el anticastrista Norberto Fuentes, en el que narra lo que pasó al día siguiente. “Entre la 01:00 y las 04:00 del 21 de febrero, fuerzas especiales de Castro asaltaron la Embajada ecuatoriana para detener a los disidentes. Todos los miembros de la familia Delgado fueron golpeados salvajemente, niños incluidos. Los mayores, encarcelados y dos de los menores ‘ salieron en libertad’ para entregarlos a los familiares, aunque siguieron bajo vigilancia y no se les permitió ir a la escuela. Owin Delgado, de 15 años, recibió heridas graves en la cabeza por lo que tuvo que ser trasladado a un hospital”. Fuentes reveló, años después, que el niño había muerto.

El régimen castrista argumentó que ingresó a los predios de la Embajada con autorización del Ecuador, pero la Cancillería lo negó. El encargado de negocios de la Embajada en esa época, Francisco Proaño, relató que estas personas se tomaron la Embajada y sometieron a los diplomáticos como rehenes.

A los pocos meses de la instalación del gobierno de Sixto Durán Ballén, la Cancillería ecuatoriana hizo gestiones para traer al país a Rómulo y Pascual Delgado que permanecían encarcelados, refiere el exvicecanciller Marcelo Fernández.

Aunque no tenían el estatus de asilados, Ecuador negoció su viaje por pedido de sus familiares en Estados Unidos atendiendo al compromiso adquirido en 1981 de vigilar las condiciones de los presos. Ellos llegaron a Quito antes de la Navidad de 1992 y luego se trasladaron a Miami.

3) Reino Unido amenazó con ingresar a embajada en Londres para capturar a Julian Assange

Ecuador tuvo un episodio de crisis diplomática con Reino Unido en 2012por dar protección al creador del sitio web WikiLeaks, Julian Assange. El 19 de junio Assange pidió asilo a Ecuador y esta la fue concedida el 16 de agosto. Londres calificó como ‘negativa’ la acción y aseguraron que sería arrestado cuando saliera de las instalaciones y cuestionaron que en el país no era reconocida la figura del asilo diplomático.

Ecuador, gobernado por Rafael Correa, argumentó que lo hizo para velar por los derechos humanos de Assange que podrían ser vulnerados si era extraditado a Suecia y luego a a Estados Unidos.

En esos meses, Reino Unido amenazó con entrar en la embajada de Ecuador en Londres si no entregaban a Assange, sin embargo, esto no ocurrió y Assange se convirtió en ciudadano ecuatoriano en diciembre de 2017 mientras estaba asilado en la embajada. Su nacionalización fue cuestionada ya que tenía la intención de convertirlo en diplomático para encontrar una salida a sus deudas con la Justicia británica.

En 2019, el gobierno de Lenin Moreno puso fin al asilo del activista australiano. El presidente Moreno explicó que la conducta irrespetuosa y las declaraciones descorteses y amenazantes de su organización y la transgresión de convenios internacionales han llevado la situación al punto de que obligaron a Ecuador a dar fin a la medida.

La policía de Londres anunció la detención del fundador de WikiLeaks en la embajada de Ecuador en Londres en base a una orden judicial de 2012. Assange no había salido de la embajada desde junio de 2012.

Finalmente, el 26 julio de 2021 un tribunal ecuatoriano retiró la nacionalidad ecuatoriana a Assange ya que determinaron que, cuando fue otorgada, hubo una serie de irregularidades. Entre estas que nunca vivió en el país, no existieron pagos de aranceles y entre otros requisitos.

Julián Assange permaneció 2.487 días en la embajada de Ecuador en Londres.

4) Fuga de María de los Ángeles Duarte tensionó relaciones con Argentina

La exministra de Transporte y Obras Públicas María de los Ángeles Duarte, sentenciada por el delito de cohecho en el caso Sobornos 2012-2016, se fugó de la residencia del embajador de Argentina en Quito el 13 de marzo del 2023. En ese país se encontraba en “calidad de huésped por razones humanitarias” desde agosto de 2020, acompañada de su hijo menor de edad, cuyo padre es argentino.

Al día siguiente, Duarte publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que agradeció a los funcionarios de la Embajada argentina en la capital. Explicó que dejó la Embajada porque se le negó el salvoconducto como asilada política. “El Gobierno ecuatoriano me convirtió en su rehén política. Tuve que salir bajo riesgo, pero ejercí el derecho que me asistía”, publicó.

La situación generó un impase diplomático entre los dos países. Ecuador declaró persona non grata al embajador de Argentina en Quito, Gabriel Fuks. Y en respuesta, Argentina expulsó al embajador ecuatoriano Xavier Monge y un intercambio de misivas entre los mandatarios de ese momento.

En julio de ese año, la fricción generada llegó a su fin. Los presidentes de ambos países, Guillermo Lasso y Alberto Fernández, respectivamente, se estrecharon las manos nuevamente y anunciaron el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Los mandatarios designaron a nuevos embajadores. (I)

Por:  KCH
Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com