Ciencia

Este ‘gadget’ te permitirá navegar de forma segura

Keezel es un sencillo dispositivo que nos permite convertir cualquier red en una red privada desde donde poder navegar de forma segura y cifrada.

LOS ÁNGELES. Lo hacemos cotidianamente. Llegar a un hotel o café, abrir el portátil y conectarse al WiFi para trabajar un rato o bien echar un ojo a las redes sociales. De un vistazo, comprobamos que varios de los clientes se encuentran en la misma circunstancia, con sus rostros concentrados en el ordenador o iPad. Un gesto tan habitual, que pasa por completo desapercibido.

Y sin embargo, no somos conscientes de que involuntariamente estamos poniendo a disposición de ojos ajenos nuestra información más valiosa. Desde el momento en el que nos conectamos a una red wifi pública (piense también en aeropuertos o zonas con gran afluencia de gente), todo lo que sale de nuestro ordenador puede ser usurpado al vuelo por cualquier desalmado, y lo peor del asunto es que tampoco tiene que tratarse a la fuerza de un hacker con conocimientos avanzados. La mejor solución es la contratación de un servicio VPN, pero un emprendedor holandés propone un método mejor: un gadget que hace de red privada y que se ha convertido por méritos propios en el nuevo fenómeno del crowdfunding.

Nos estamos refiriendo a Keezel, un dispositivo de tamaño y formato muy similar al de un ratón y que proporciona servicios VPN a los dispositivos que queremos conectar. Pero antes de adentrarnos en los entresijos de este brillante equipo… ¿para qué sirve una red privada y por qué todos deberíamos contratar una?

Las VPN cifran toda la información que sale de nuestro ordenador, móvil o tableta, mediante una aplicación del servicio que contratemos, de forma que ésta viaja por la red protegida de ojos ajenos. “Bah, seguro que se exagera. Me llevo conectando siempre a redes públicas y nunca he tenido problemas”. La cuestión es que realmente uno no tiene por qué ser consciente del robo de información, pero el usuario debe saber que los amigos de lo ajeno son bastante frecuentes en zonas de mucha afluencia de usuarios, e incluso llegan a crear redes wifi paralelas para atrapar a sus víctimas.

Por otro lado, y por si todo lo expuesto no hubiera sido suficiente como para convencerle, el uso de VPN le da acceso a contenido en internet restringido regionalmente: Netflix reconoce que son “decenas de millones” los clientes de sus servicios provenientes de fuera de Estados Unidos, gracias a esta conexión. (Internet/La Nación)