Tecnociencia

¿Están dejando de migrar las aves? Estas son las consecuencias para el planeta

Cada vez más aves migratorias se ven forzadas a realizar desplazamientos fuera de lo común, debido a las modificaciones de las temperaturas derivadas del cambio climático, una crisis que va más allá y afecta también a los insectos, principal alimento para muchas de estas especies.

«Las aves están asistiendo a un cambio climático que les causa efectos muy grandes en sus hábitats», ha explicado a EFEverde.com el coordinador de Ciencia Ciudadana en SEO Birdlife, Juan Carlos del Moral: «Muchas de ellas están dejando de desplazarse o están realizando migraciones muy anormales dentro de su fenología».

Uno de los problemas que llega con estos desplazamientos imprevistos es la mortalidad de estas especies al enfrentarse a un clima al que no estaban preparadas, como es el caso de las golondrinas, explica Del Moral. «Después de haber recorrido miles de kilómetros hasta el sur de Europa, se encuentran con fuentes de alimentación inexistentes, porque han tenido que migrar en un ciclo inadecuado«, argumenta.

Otras especies que también se están viendo afectadas por el mismo fenómeno son las acuáticas. En España encontraban uno de los centros de migración más importantes de Europa de este tipo de aves, y ahora en cambio, «muchos inviernos no se superan los 500.000 ejemplares», ha señalado Del Moral.

Además, en algunos casos para estos animales alados, la crisis climática está provocando que no lleguen a desplazarse, como ha ocurrido con los gansos y cigüeñas, debido a que los inviernos tienden a ser más suaves.

«Ya no migran porque tienen fuentes de alimentación cerca y porque no hay nieve ni hielo que los imposibilite acceder a esta en pleno invierno en zonas de España y centro de Europa», explica el experto.

Desacoplamiento estacional

La migración es una respuesta a la estacionalidad. «Lo que hacen las aves es aprovechar el ‘boom’ de recursos de la primavera en el norte y desplazarse hacia el sur antes de que empiece el invierno», ha explicado el Doctor en Biología y Coordinador de Proyectos en Fundación Migres, Alejandro Onrubia, en una en una entrevista con EFEverde.com.

Una pareja de abejarucos

Una pareja de abejarucos / SEO/BIRDLIFE

No obstante, la crisis climática está modificando las reglas del juego. El cambio de temperaturas está provocando que muchas tengan que viajar hacia el norte y en fechas que no son los suyas, lo que ha producido un desacoplamiento entre los ciclos de la primavera y sus calendarios migratorios.

Esto tiene graves consecuencias para los ovíparos. «Si la primavera se adelanta por los cambios de temperatura, los ciclos de las flores se desarrollan antes, los mosquitos se reproducen antes y cuando llegan estos animales, puede que sea tarde», ha explicado Onrubia.

Además, el investigador concluye que en Europa se ha visto una caída en la actividad reproductiva de estos vertebrados como consecuencia de la ausencia de alimento. «El problema con el cambio climático es que como está sucediendo tan rápido, no está dando tiempo a que las especies se adapten«, argumenta.

Los insectos, grandes afectados

Otro de los factores que afectan a las aves durante sus travesías es la búsqueda de alimento, y en concreto a aquellas que se nutren de insectos.

«Las aves insectívoras se encuentran en declive», ha argumentado el jefe de la Unidad de Aves de la Convención sobre las Especies Migratorias (CMS), Iván Ramírez. «En Europa sabemos que estas especies han descendido un 13%, además de haber experimentado declives muy fuertes en otras zonas del mundo».

Los insectos están en declive en el planeta

Los insectos están en declive en el planeta / PINTEREST

Según un análisis de la revista Science, los científicos han demostrado que en el mundo se está perdiendo aproximadamente el 9% de la población de insectos cada año, un dato del que dependen especialmente muchas aves migratorias que se alimentan de ellos.

Entre las causas que provocan que las poblaciones de insectos disminuyan se encuentran: el uso de pesticidas en los suelos, la destrucción del hábitat, y en definitiva la crisis climática.

Sincronización natural

En concreto, las aves migratorias suelen sincronizarse con la eclosión de poblaciones de insectos, pero como consecuencia de la crisis climática esto se está modificando. Los insectos tienen un ciclo de vida relativamente corto y fenómenos ambientales como la sequía en zonas húmedas hace que se modifique el nacimiento de insectos, lo que perjudica directamente a las aves y su alimentación.

«Si se da un periodo de sequía prolongada, las poblaciones de insectos van a eclosionar antes o después de un paso migratorio, lo que va a producir que las especies de aves no tengan alimento y estén mucho más débiles», ha señalado Ramírez.

Fuente:  EL PERIÒDICO