Opinión

¿ESTAMOS LISTOS PARA EL INVIERNO DEL 2023?

Ing. Pedro Álava González. M.Sc.

Desde EE.UU para La Nación de Guayaquil, Ecuador.

 

 

Sin planificación y sin los recursos económicos disponibles, más la carencia de los equipos como retroexcavadoras, tractores etc., al país le espera una suerte de incertidumbre revestida de todo tipo de riesgo donde no solo pueden perderse vías e infraestructura básica sino miles de hectáreas de cultivos poniendo en grave riesgo muchas vidas en especial en las zonas rurales del Ecuador.

Mi punto es que si ya existen identificadas las zonas inundables del país mediante un registro estadístico de más de 10 años que lo podrán leer en los próximos párrafos, lo sensato es que la actual entidad responsable en el uso, manejo y protección de los recursos hídricos, hagan uso de ellas y preparen un plan de amañamiento preventivo para que, de darse un crudo invierno, sobrevenga lo menor.

Haciendo uso de las estadísticas, podríamos previsivamente identificar de todas ellas cuales sectores son los que debemos priorizar y empezar a trabajarlos in situ, pero cuantificando previamente un estimado del costo de dichos trabajos de protección contra potenciales inundaciones cómo usualmente lo hacia el Ex INERHI basado en presupuestos estimados en base a la proyección de las obras más prioritarias, con un cronograma de desembolsos para que el MEF vaya desde ya preparándose.

Según estadísticas de costos, perjuicios y pérdidas causadas por previas inundaciones múltiples se estima que los costos implícitos superan más de 25.000 hectáreas de cultivos destruidas en todo el país, y más de 33.000 agricultores con pérdidas totales, puentes, todos estos perjuicios superan fácilmente los 100 millones de dólares, y podemos evitar complicaciones siendo pragmáticos y menos irresponsables.

Análogamente, en base a los riesgos de las zonas bajas inundables el BNF debería tener en cuenta dicho riesgo y juntamente con los prestatarios establecer fechas de desembolsos de sus operaciones de crédito consistentes y coherentes con probables inundaciones, aquí lo profesional es identificar a partir de cuáles Cotas o elevación SNM las operaciones de crédito no tengan inconveniente.