Ciencia

Estamos a punto de saber si en Venus hubo vida o no

Pese a que toda la investigación humana fuera de la Tierra se centre en Marte y en la Luna, por temas de cercanía, hay más planetas y satélites circulando por nuestro Sistema Solar. Y en Venus hay posibilidades de encontrar vida.

Hace dos años un grupo de científicos encontró indicios de vida en Venus. Sí, como lo estás leyendo. Uno de los planetas más fascinantes de nuestro sistema podía albergar vida. No inteligente, claro, sino microbios. Al fin y al cabo, estos también son seres vivos pese a que hablen mucho.

Desde entonces la existencia o no de vida en Venus es objeto de gran debate entre los científicos, pero un nuevo estudio podría cerrar el caso. Los investigadores de Cambridge han analizado la atmósfera de Venus y no han encontrado ningún signo de las huellas químicas que se espera que produzcan los microbios.

A primera vista, Venus parece estar muy alejado de los lugares probables para encontrar alienígenas. Las temperaturas en la superficie alcanzan los 464 °C, lo suficientemente caliente como para fundir el plomo.

La atmósfera está compuesta por un 96% de dióxido de carbono, y la presión atmosférica es tan aplastante como estar a 900 m (3.000 pies) bajo el mar en la Tierra.

Se han observado manchas oscuras de nubes a esta altura, con firmas ópticas que se parecen sospechosamente a ciertos microbios terrestres que se alimentan de dióxido de carbono y excretan ácido sulfúrico, ambos comunes en la atmósfera de Venus.

Para hacer las cosas más emocionantes, en 2020 los astrónomos informaron de la detección de fosfina en la atmósfera del planeta, una molécula que se sabe que es producida principalmente por microbios anaeróbicos y, como tal, se considera una bioseñal útil para la vida en otros mundos.

Lamentablemente, un estudio posterior descubrió que la señal de fosfina era probablemente un error, mientras que otro descubrió que Venus tiene muy poca agua incluso para los microbios más resistentes.

El nuevo estudio puede poner el último clavo en el ataúd. El equipo estaba examinando un aspecto específico de la hipótesis de la vida en Venus: ¿qué es lo que succiona el dióxido de azufre (SO2) a mayor altitud? La vida es una posible explicación, pero produciría otras sustancias químicas en el proceso, lo que delataría su presencia.

Los investigadores de Cambridge modelaron tres posibles metabolismos que podrían absorber tanto SO2 y los subproductos que emitirían, y luego los compararon con los niveles de esas sustancias químicas observados en el aire de Venus.

Y, efectivamente, los niveles reales de los tres subproductos esperados eran mucho más bajos de lo que emitirían los microbios comedores.

 

Tomado de Computer Hoy