Internacional

Estallan los peores combates en meses entre separatistas y fuerzas ucranianas

Los separatistas negaron que sus fuerzan hubieran lanzado un asalto contra la localidad ubicada a unos 15 kilómetros de Donetsk, bajo control del Gobierno.

KIEV. Tropas ucranianas y separatistas prorrusos se enfrentaron en los peores combates en meses y el ministro de Defensa del país dijo que se había frustrado un intento de los rebeldes de tomar la localidad oriental de Maryinka.

El Ejército ucraniano dijo que los rebeldes intentaron avanzar usando tanques y hasta 1.000 combatientes al oeste del principal bastión insurgente de Donetsk, en la escalada más significativa del conflicto en unos tres meses y desafiando un acuerdo de alto el fuego.

Los separatistas negaron que sus fuerzan hubieran lanzado un asalto contra la localidad ubicada a unos 15 kilómetros de Donetsk, bajo control del Gobierno y donde residían unas 9.000 personas antes del conflicto.
Acusaron a las tropas del Gobierno de disparar artillería contra territorio rebeldes en los alrededores de Donetsk, causando la muerte de 15 personas. La electricidad fue cortada, lo que dejó atrapados a cientos de mineros bajo tierra que posteriormente fueron rescatados.

La intensidad de los combates, en los que ambos bandos utilizaron armas pesadas, fue mayor que los intercambios de disparos que ocurren regularmente pese al alto el fuego negociado en febrero por los líderes de Ucrania, Rusia, Alemania y Francia, que en todo caso han causado muertos diariamente.
Los enfrentamientos comenzaron alrededor de las 03:00 de la madrugada local y terminaron casi 12 horas después.

“Por el momento, las operaciones han sido detenidas”, dijo el ministro de Defensa Stepan Poltorak a periodistas.
Un portavoz militar fue citado después por la agencia de noticias Interfax diciendo que los separatistas habían lanzado nuevos ataques contra Maryinka y que algunas áreas de la localidad se habían incendiado. Otro portavoz dijo que las tropas del Gobierno aún tenían el control del lugar.

Bajo el acuerdo firmado en Minsk, Bielorrusia, se retiraron muchas armas pesadas, pero el Ejército ucraniano reconoció que las había usado en los combates.

“Con el propósito de responder adecuadamente, nos vimos obligados a usar artillería pesada”, dijo el portavoz militar Oleksiy Mazepa en el canal de televisión 112.

El comandante rebelde Eduard Basurin dijo que las fuerzas separatistas habían usado las armas en defensa propio, negado un intento de avanzar.

“No estamos realizando acciones ofensivas”, dijo, según fue citado por el servicio de prensa separatista DAN. (Reuters/ La Nación)