Internacional

Estado Islámico logran avanza hasta el enclave kurdo

Los combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) cada vez están más cerca del enclave kurdo de Kobani, uno de los principales de Siria.

BEIRUT. El presidente de la región autónoma kurda de Kobani, Anuar Muslem, dijo que, aunque los extremistas han logrado avanzar desde la periferia oriental de la ciudad, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo están presentando una dura resistencia.

Muslem destacó que los extremistas suníes están empleando armas pesadas y tanques en su ofensiva, frente al armamento menos potente de las milicias kurdo sirias.

El EI inició el asalto a Kobani el pasado día 16 y desde entonces su progreso sobre el terreno ha sido imparable, pese a que en la última semana los aviones de la coalición internacional, liderada por EEUU, han bombardeado posiciones de los radicales en las inmediaciones del enclave kurdo.

El ataque más reciente fue esta mañana, cuando la aviación de la fuerza multinacional tuvo como blanco varios objetivos del EI en pueblos de los alrededores, que, aun así, no se ha amilanado y ha proseguido con su ofensiva.

Hasta ahora, los yihadistas se han hecho con el dominio de al menos 325 localidades de las afueras de Kobani, lo que ha originado la huida de 200.000 civiles kurdos de sus hogares en dirección a la vecina Turquía y a otras partes de Siria, según los datos del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Dicha ONG expresó el temor de que los yihadistas perpetren una masacre de kurdos en esta zona, ya que unas ochocientas personas permanecen en paradero desconocido y se desconoce si están vivas o muertas.

El portavoz del Partido de la Unión Democrática (PYD, en sus siglas en kurdo), Nauaf Jalil, explicó que “la situación es muy complicada en Kobani, pese a que las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo han recibido refuerzos de jóvenes kurdos procedentes de Turquía, que han acudido para proteger la ciudad”.

De hecho, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, hizo un llamamiento a la comunidad internacional para que intervenga de inmediato y tome las medidas necesarias para proteger a los civiles de Kobani “antes de que sea demasiado tarde” y reiteró su inquietud ante una posible matanza de kurdos.

Las milicias kurdas han presentado una dura oposición a la expansión de los yihadistas en Irak y Siria, que a finales de junio proclamaron un califato en ambos Estados, donde se han hecho con el control de amplias áreas del norte y el centro.

Desde el inicio de la ofensiva de EEUU y sus aliados árabes contra el EI en el territorio sirio, de acuerdo a las cifras del Observatorio, han ocasionado al menos 233 muertos.

El director de esa ONG, Rami Abderrahman, precisó que al menos 211 combatientes yihadistas han fallecido desde el comienzo de los ataques, el pasado 23 de septiembre.

En este número, están incluidos al menos 60 miembros del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, que perdieron la vida en el primer día de los bombardeos en la provincia de Idleb.

Asimismo, al menos 22 civiles han perecido por la ofensiva de la coalición internacional.

Los bombardeos han tenido como objetivo posiciones y bases del EI en las provincias de Al Raqa, Deir al Zur, Al Hasaka, Alepo e Idleb, todas en el norte sirio, así como instalaciones petroleras y gasísticas en manos de esta organización extremista suní.  (Efe/La Nación).