Internacional

Estado Islámico fija supuesto nuevo plazo para intercambio de rehenes

La crisis de rehenes es la mayor prueba diplomática para el primer ministro japonés, Shinzo Abe, desde que accedió al cargo en 2012 prometiendo jugar un mayor papel en la seguridad global.

AMÁN/TOKIO.  Un nuevo mensaje de audio, supuestamente grabado por un periodista japonés retenido por militantes de Estado Islámico, pareció extender el plazo para realizar un intercambio de rehenes.

El secretario jefe del gabinete japonés, Yoshihide Suga, dijo en una conferencia de prensa que las posibilidades de que se trate de la voz de Goto son altas.

“Soy Kenji Goto. Este es un mensaje de voz que me han dicho que les mande. Si Sajida al-Rishawi no está dispuesta para ser intercambiada por mi vida en la frontera turca al anochecer del 29 de enero, hora de Mosul (Irak), el piloto jordano Muath al-Kasaesbeh será asesinado inmediatamente”, afirma la voz en la grabación.

Jordania dijo el miércoles que no recibió garantías de que al-Kasaesbeh esté a salvo y que sólo seguirá adelante con el intercambio propuesto si es liberado.

El mensaje de audio implicó que el piloto jordano no será parte del acuerdo, indicando que cualquier transacción será entre Goto, un veterano reportero de guerra, y al-Rishawi, una iraquí en el corredor de la muerte por su papel en un atentado suicida que mató a 60 personas en Amán en 2005.

Este nuevo escenario deja a Jordania en una situación difícil. Cualquier acuerdo que dejara fuera al piloto sería muy impopular después de que las autoridades insistieron en que él es su prioridad, y podría hacer objeto a Amán de mayores exigencias por parte de los militantes.

Ya han surgido protestas en Karak, ciudad natal del piloto, que pertenece a una importante tribu jordana que constituye la columna vertebral del apoyo a la monarquía hachemita.

No hubo un comentario inmediato por parte del Gobierno jordano, pero un funcionario de seguridad dijo que las autoridades están intentando verificar la autenticidad de la grabación, en coordinación con sus pares japoneses. (Reuters/ La Nación)