Economía

Estado financiará con $ 130 millones un sistema regional de agua para Esmeraldas

Se planea que el abastecimiento de agua a los habitantes de los diversos sectores de provincia y su potencial crecimiento, sea hasta el 2040.

GUAYAQUIL.- Los constantes racionamientos de agua, el abastecimiento irregular del líquido vital en todas las zonas de servicio, una realizada que viven diariamente los cerca de 400.000 habitantes de Esmeralda, promete acabarse pronto. Esto gracias al acuerdo suscrito entre el Estado y el Municipio de esa ciudad, donde se acordó la entrega de $130 millones para llevar a cabo el proyecto de mejoramiento y ampliación del sistema regional de agua potable San Mateo, que se prevé este operativo a finales del 2017 .

La obra que es una de las mayores intervenciones urbanísticas y sanitarias que se realizarán en la capital esmeraldeña así como en los cantones de Atacames, Rio Verde y en las parroquias de San Mateo, Camarones, Súa, Same, Tonsupa y Tonchigue, supondrá el fin del racionamiento que enfrentan los residentes de hasta cuatro días por semana.

“El desafío del país es avanzar decididamente en la reducción de las brechas existentes en el servicio de provisión del agua potable y la consecución de una cobertura total y sostenible porque definitivamente tendrá un efecto importante sobre otros objetivos de desarrollo que todos queremos para Esmeraldas, tales como la salud, la educación y la equidad de género”, aseguró la gerente general del Banco del Estado, Verónica Gallardo, quien suscribió el convenio con el alcalde de Esmeraldas, Lenin Lara.

San Mateo contempla la ampliación de la estructura de captación actual en el río Esmeraldas así como la incorporación de bombas para impulsar el caudal, la instalación de líneas de impulsión del líquido, la optimización de los módulos de potabilización, la rehabilitación de los tanques de reserva y la construcción de redes de distribución final.

Igualmente ampliará el área de cobertura hasta los barrios que actualmente no disponen de red de distribución y que actualmente se abastecen por tanqueros y bidones.

El sistema existente se encuentra en mal estado, por lo que se registra: obsolescencia y falta de capacidad de varios tramos de las líneas de conducción; los equipos de bombeo no tienen la capacidad suficiente de impulsión; la planta potabilizadora no produce el caudal necesario; y, varios componentes han cumplido su vida útil.

El proyecto contempla el aprovechamiento y ampliación de todos los componentes del sistema existente, para incrementar el caudal de agua potable, a través de las siguientes obras: ampliación de la captación, incorporación de cinco bombas de impulsión de agua cruda, mejoramiento en las líneas de impulsión de agua cruda y tratada, construcción de dos nuevos módulos de potabilización, rehabilitación de cinco tanques de reserva; y la construcción de 13 tanques nuevos. (Red. La Nación/ Banco del Estado).