Opinión

Estado en cuarentena

Richard Jiménez Mora

richardjimenezm99@gmail.com

El Estado está enfermo y el Consejo de Participación solo es uno de los síntomas. La convulsionada coyuntura ha saturado la capacidad de análisis e indignación de los ecuatorianos. Un sacerdote que miente al estado e insulta a los creyentes, políticos acusados de robar a sus electores o ministros que priorizan su bienestar político antes que pensar en los ciudadanos.

Pensar que la eliminación del CPCCS es la solución de los males del Estado ecuatoriano solo visualiza un árbol del gran bosque: falta de ética. El periodista y activista político, Fernando Villavicencio, es el rostro visible de quienes defienden la ‘putrefacción del Estado’ y del cambio necesario de todos los funcionarios públicos. Sin embargo, lo urgente, e indignante, no puede reemplazar lo importante y, sobretodo, la ley.

Una de las mayores criticas al ex presidente Rafael Correa es su asalto al imperio de la ley, es por eso que la coyuntura no puede impulsar medidas totalitarias ni reñidas con la democracia. El Estado está crítico, pero depende de las autoridades y sus decisiones del que no muera en el camino a mejores días.