Opinión

ESPEREMOS EL OBLIGADO RETORNO DE (a) EL RUSO.

Antonio Aguirre Medina/Guayaquil

antonioxaguirre@gmail.com

 

Por su puesto que el personaje comentado no regresará al país ni  por su propia voluntad peor con sus propios medios económicos. Vendrá esposado y custodiado por los miembros de la INTERPOL como cualquier delincuente común a rendir sus declaraciones por los casos: METÁSTASIS y, posiblemente también, por el caso PURGA en los que tendría algunas relaciones fuera de la ley y de carácter delictivo.

Ya no se presentará soberbio, prepotente y altanero como acostumbraba a presentarse cuando era asambleísta protegido por la mafia criolla o como cuándo era el capo de los pandilleros miembros activos de los Latín King, ahora tendrá que agachar la cabeza y taparse la cara de la vergüenza de todas las acusaciones de las que tendrá que defenderse.

Intentará buscar algún asilo delictivo en los países que protegen la delincuencia organizada antes que la INTERPOL lo localice y lo traiga al país esposado en sus muñecas y con grilletes de alta seguridad en los tobillos.