Internacional

ESPECIAL: Temporales anormales en Chile han sido por fenómeno de El Niño y potenciados por cambio climático, dicen expertos

Por Cristóbal Chávez Bravo

SANTIAGO, Los temporales en Chile que en el último mes han dejado al menos un fallecido, más de 20.000 viviendas dañadas, y unos 13.000 damnificados son anormales, han sido motivados por el fenómeno de El Niño y potenciados por el cambio climático, afirmaron expertos.

Los dos intensos temporales con una semana de diferencia en junio que afectaron a 10 regiones chilenas, entre Coquimbo, en el norte del país, hasta Los Lagos, en el sur, incluida la región Metropolitana, provocaron desbordes de ríos, inundaciones de localidades casi en su totalidad y millonarios daños en la infraestructura y cuantiosas pérdidas en la agricultura.

El académico de la Universidad de Talca Patricio González Colville explicó a Xinhua que estos eventos extremos de lluvia no son normales ni típicos en un clima mediterráneo de Chile central.

Según la Dirección Meteorológica de Chile, en la estación Quinta Normal, que anota el agua caída en la región Metropolitana, acumula este año 298,5 milímetros, con lo que superó la cifra promedio anual (286,3 milímetros), y se transformó en el mes de junio más lluvioso desde 2002.

«Y, además, el otro fenómeno son las altas temperaturas, olas de calor que entre enero y febrero de 2024 estuvieron entre los 38 y 41 grados, por lo cual Chile está siendo azotado por temporales asociados al cambio climático que los hace ser más extremos, más lluviosos y, sobre todo, concentrada la lluvia en poco tiempo», dijo.

El experto miembro del Centro de Investigación y Transferencia en Riego y Agroclimatología (CITRA) profundizó que, pese a las lluvias que afectaron al país sudamericano, Chile continuará en su condición de megasequía que en algunos territorios lleva más de 16 años, «producto del cambio climático».

«Todos los climas mediterráneos del planeta están sufriendo una caída pluviométrica intensa durante todos los inviernos. Normalmente cuando hay evento de El Niño, esta megasequía es interrumpida por lluvias muy intensas en corto plazo, lo cual no es bueno para la agricultura porque le genera daños a la infraestructura, bocatomas destruidas, campos inundados, cultivos de hortalizas con hongos, con destrucción y genera una pérdida agrícola generalizada», abundó.

González Colville apuntó que Chile no está preparado para sufrir extremos climáticos, como las olas de calor en los veranos ni las lluvias intensas en corto plazo como las que azotaron en junio.

«Chile es un país que está entre dos cordilleras, por lo cual las lluvias asociadas al evento de El Niño, asociada a ríos atmosféricos, pueden provocar lluvias muy intensas en precordillera y eso va a generar un efecto colateral hacia abajo, un efecto dominó en el cual se elevan los ríos, se inundan los campos, hay destrucción o aluviones en las ciudades», explicó.

No obstante, el experto remarcó que la tendencia es que los inviernos en Chile sean cada vez más deficitarios respecto a las lluvias.

«Un evento de El Niño puede provocar lluvias intensas en corto plazo, el que ocurrió en 2023-2024, pero la tendencia global es que la lluvia vaya decayendo y los inviernos sean cada vez más deficitarios, que sean más cortos, y los veranos más largos, que no empiecen en diciembre, sino a finales de octubre hasta finales de marzo. Y las estaciones intermedias, primavera y otoño, se reduzcan a un mes, un mes y medio», explicó.

A su vez, el geógrafo Oliver Meseguer Ruiz, profesor del Departamento de Ciencias Históricas y Geográficas de la Universidad de Tarapacá, en el norte de Chile, complementó que el cambio climático hará que estos fenómenos sean reiteradamente más frecuentes y también más intensos, pero «hoy en día la mera ocurrencia de solamente dos eventos en un año particular no es suficiente para decir que efectivamente esto es atribuible al cambio climático».

«El principal fenómeno de que los inviernos en Chile sean más lluviosos es la ocurrencia del fenómeno de El Niño. El año pasado fue un invierno marcado por un Niño intenso. Sin embargo, ahora mismo nos encontramos en una situación de un Niño muy moderado», agregó el experto en cambios y variabilidad climáticos.

El académico remarcó que el fenómeno de El Niño no está relacionado con el cambio climático ni provocado, ni viceversa, pero «sí pueden alimentarse y hacer que los fenómenos de El Niño sean más intensos o estos eventos extremos que dicen que deben ocurrir con el cambio climático sean más intensos en caso de ocurrencias del fenómeno de El Niño».

Por:  XINHUA