Actualidad

Españoles emigran a la emergente América Latina para escapar de la crisis

En Ecuador, Cuenca es una de las ciudades que prefieren los españoles, al momento de decidirse donde vivir.

GUAYAQUIL. Hace algunos años atrás, España vio llegar a miles de inmigrantes provenientes de Latinoamérica que arribaron al antiguo continente con esperanza de días mejores porque durante ese período los países sudamericanos tenían problemas en su economía.

Ahora, el panorama se ha invertido, la sociedad española está lastrada por el enorme desempleo, uno de los principales problemas del país. En la actualidad, muchos españoles han puesto la vista hoy en América Latina, que les ofrece las oportunidades laborales que su economía les niega.

En el diario ruso, Russia Today (RT), destacan a Ecuador como un claro ejemplo de progreso económico y social que atrae mano de obra extranjera.

Hasta el año pasado y según informó el portal Efe el Presidente de la República, Rafael Correa, indicó que el flujo de españoles que ingresan a Ecuador ha crecido mucho, “de manera que ha pasado de 7.000 a más de 30.000.

Según datos oficiales, entre enero de 2012 y enero de 2013 el aumento en el número de españoles viviendo en Ecuador aumentó un 51,6%. Con 21.009 residentes españoles en Ecuador para 2013, el número se ha triplicado desde 2010, cuando apenas superaban los 7.500.

El medio Rudo entrevisto a Alex, un ingeniero informático ecuatoriano que, al igual que muchos latinoamericanos tuvo que dejar su país en crisis hace unos 15 años buscando nuevos horizontes. Hace apenas unos meses emprendió el camino inverso. Escapando de la crisis en España, decidió volver a su tierra donde en poco tiempo consiguió un buen puesto de trabajo en una multinacional, un escenario tan gratificante como impensable años atrás.

“Es un salto enorme en un muy corto espacio de tiempo. Es como si ahora mismo en España el salario mínimo que está en alrededor 630 euros pasase a 1.400, 1.500 euros: sería un cambio brutal para la sociedad española, y eso se ha producido aquí en el Ecuador”, explicó Alex.

Carlos es español y llego hace poco tiempo a Quito, donde posee hoy un sofisticado hotel que cuenta con restaurante y peluquería. También se dedica a la fotografía, la artesanía y la producción de artes visuales. Contó a RT que esto sería impensable en Europa de ahora: “En España tienes que pagar autónomos si quieres trabajar de ‘freelance’.

Los autónomos son carísimos y lo pagas por cada actividad que realices. Yo como director audiovisual tenía que pagar 300 euros al mes, si hacia un trabajo de guion otros 300, si hacía además un trabajo de cámara otros 300 y así se van acumulando. ¡Al final todo lo que ganas no llega a nada!”.

Casos como estos abonan una teoría que va ganando: que el modelo de desarrollo de los países progresistas en América Latina podría ser la salida para la crisis de los países del sur de Europa. (RT/Red. La Nación).