Internacional

España, italia, malta y portugal se reúnen para tratar crisis de libia.

España, recordó, “recibe el 45 por ciento del gas de Argelia y es el primer socio comercial de Marruecos”.

BASILEA. Los ministros de Asuntos Exteriores de España, Italia, Malta y Portugal se han reunido en Basilea para abordar la crisis en Libia, que amenaza la estabilidad de toda la región, declaró el ministro español, José Manuel García-Margallo.

El de Libia “es el problema más grave que tenemos. No sé si la opinión pública española es consciente del riesgo que una desestabilización de Libia tendría en toda la región, de la que apenas nos separan trece kilómetros”, declaró Margallo a Efe durante una pausa de la conferencia ministerial de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

“El mundo del Mediterráneo está en una situación que no se había conocido en 50 ó 60 años”, aseguró, tras comentar que como parte de estos mismos esfuerzos se entrevistó recientemente, en Bruselas, con representantes de países islámicos con influencia en la región.

Convertido en una de las principales voces de alerta en Occidente sobre la gravedad de la situación en Libia, García-Margallo consideró real el riesgo de que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) pueda hacerse con el poder en el país árabe. El hecho de que este grupo se haya “hecho fuerte” en la ciudad libia de Darnah, de 100.000 habitantes, y que sus banderas ondeen en áreas de Trípoli muestra como el Estado Islámico se ha asentado en Libia. “Si se hace con el poder en Libia, tendríamos problemas de seguridad militar, seguridad energética y de inmigración en toda las fronteras del sur (de Europa)”, alertó Margallo.

En esta misma línea, “siete ministros mediterráneos hemos acordado escribir una carta a la alta representante (de la Política Exterior de la UE) para que Libia ocupe “un papel central” en el próximo Consejo de Ministros de Exteriores”.

En relación con los desafíos de la OSCE, el ministro manifestó su apoyo a la creación de un grupo de expertos independientes a los que se encargará reflexionar sobre la seguridad de Europa, en función de las lecciones que está dejando el conflicto en Ucrania y la crisis de las relaciones entre Rusia y Occidente. Al respecto, García-Margallo enfatizó que la escalada de sanciones recíprocas “nos perjudica a todos”. Por un lado, “Rusia sufre una depreciación del rublo, una salida considerable de capitales, la inversión extranjera no llega y el país está al borde de la recesión”. (Efe/ La Nación)