Economía

España es el país europeo donde más ha subido el precio de la luz desde 2008

 

El 46% del recibo corresponde a impuestos, tasas y otros recargos ajenos a la generación eléctrica.

ESPAÑA. Los precios de la electricidad que pagan las familias españolas son los que más han subido en la Unión Europea entre finales de 2008 y el segundo semestre de 2014. Concretamente, en 81 euros/MWh, casi el doble que la media comunitaria, que fue de 42 euros/MWh. El incremento en términos porcentuales es muy significativo, ya que se situó en el 52%, muy superior al incremento medio de la Unión Europea y por encima de países de nuestro entorno como Francia (46%), Alemania (35%), Reino Unido (26%) e Italia (5%).

Estas son algunas de las conclusiones del informe «Análisis de los precios de la electricidad en la Unión Europea y en Estados Unidos: Una perspectiva española», presentado hoy por su autor, el doctor David Robinson, que es presidente de la consultora David Robinson & Associates y Senior Research Fellow en The Oxford Institute for Energy Studies. Robinson, considerado uno de los más reconocidos expertos en energía en el mundo, ha desempeñado un papel crucial en la liberalización de los sectores de electricidad y gas en Gran Bretaña y en España y asesora a distintos países, como China, Colombia, Italia y Portugal, entre otros.

El informe apunta que España se ha convertido en uno de los países europeos con la electricidad más cara para los consumidores residenciales: en el ranking de precios de los 28 países de la UE, nuestro país ocupa el cuarto lugar, solo por detrás de Dinamarca, Alemania e Irlanda. En 2008 se situaba en el puesto doce, lo que da una idea del encarecimiento de la luz que pagan los hogares españoles frente a nuestros socios europeos. Si lo comparamos con Estados Unidos, el precio que pagan los consumidores residenciales españoles es más del doble que el que pagan las familias norteamericanas.

Detrás de este significativo incremento de los precios de la electricidad se encuentran los impuestos, tasas y otros recargos que financian políticas públicas y que conforman la llamada cuña gubernamental (aquellos costes ajenos a la generación eléctrica, como el déficit de tarifa, las ayudas al carbón, las primas a las renovables, los sobrecostes de las extrapeninsulares, etc…). El 73% de la subida que ha experimentado el precio de la electricidad de 2008 a 2014 se debe a la cuña gubernamental; es decir, la intervención estatal es la causa de 59 de los 81 euros/MWh que ha aumentado el coste de la luz en este periodo.

Si no se tuviera en cuenta la cuña gubernamental a la hora de elaborar el ranking europeo de los precios de la electricidad, España pasaría de la cuarta posición que ocupa actualmente al puesto undécimo. (ABC.ES)