Ciencia

Ese momento en el que decides hacerte una cirugía plástica: Edward Lemont

Hablamos con personas que se han hecho aumentos de busto, trasplantes capilares, cambios de sexo y otoplastías.

Edward Lemont, 33 años, @discerningman

¿De qué teoperaste?
Edward: Me hice un trasplante capilar mediante la técnica FUE (extracción de unidades foliculares), una operación que dura dos días. En general, los cabellos son más gruesos en la zona posterior que en la zonal frontal porque los tocas menos durante el día. Por lo tanto, la zona posterior actúa como la zona donante. Básicamente, lo que hicieron fue mover 2.000 cabellos o mechones de la zona posterior a la zona frontal. Estuvimos cuatro horas sacándolos uno por uno y, después de un descanso, otras cuatro horas colocándolos de nuevo. Es increíble que se puedan mover cabellos de una zona a otra para “rediseñar” las entradas.

¿En qué momento decidiste hacerlo?
Se me cayó el pelo muy pronto. Durante años, estuve perfecto y tenía algunas zonas menos pobladas, pero después empecé a perder un montón de cabello y la zona frontal estaba tomando forma de herradura, con una mata de pelo difícil de disimular. Llegó un punto en el que me sentí un poco acomplejado, especialmente en mi faceta de bloguero. Todo empezó seis meses después de que comenzara a bloguear, ya que me di cuenta de que tenía que ponerme delante de una cámara para que mis seguidores se identificaran más conmigo. Empecé a meterme en el mundo de la fotografía callejera con algunos amigos y otros blogueros, y después me horrorizaba ver mi pelo en las fotos. No había forma de ocultarlo, así que, inmediatamente, se me ocurrió el trasplante como solución y, de repente, un día me empezó a seguir en Twitter la clínica Harley Street Hair. Les pregunté si trabajaban con blogueros y, afortunadamente, acababan de trabajar con uno, por lo que empezaron a hacerme un plan personalizado.

¿Cómo ha cambiado tu vida desde entonces?
Diría que mi autoestima ha mejorado. Soy capaz de peinarme como siempre he querido, ya no soy tan inseguro, no edito tanto las fotos en las que aparezco y me acepto tanto personal como físicamente. Lo que no me esperaba que sucediera es la cantidad de mensajes y correos que recibo al día. Por primera vez, la gente que busca tratamientos en Google no va a ver solamente fotos manipuladas de cómo podría quedar, sino también mi experiencia y la de otras personas. ¡No sabía que me iba a convertir casi en el embajador de los trasplantes capilares! Pero me hace muy feliz tener ese título.

Vice