Opinión

ES URGENTE UNA AUDITORÍA DE GESTIÓN Y EFICIENCIA PÚBLICA

Eco. Marco Flores T./Quito

Mejorar la gestión del Estado no es lograr que simplemente sea más barato sino mucho más eficiente. La ineficiencia es altamente costosa y destruye importantes recursos que deben ser destinados a inversión social de calidad y a crear buenas oportunidades para progresar.

El Estado ecuatoriano requiere una urgente auditoría de gestión y eficiencia. ¿Cuántas instituciones son innecesarias? ¿Cuántos trámites pueden evitarse? ¿Cuánta basura fiscal puede eliminarse? ¿Cuántos recursos pueden ahorrarse?

Especial atención deberán merecer los Gobiernos Autónomos Descentralizados GAD’s (municipios, consejos provinciales, juntas parroquiales) y otras instituciones descentralizadas que siendo parte del Estado funcionan como mundos independientes.

El gasto público puede reducirse y mucho con solo eliminar trámites y agilizar procesos. El Presidente decreta lo necesario. Los GAD’s y otras instituciones descentralizadas se norman y hacen lo mismo. Se ahorrará energía, tiempo y dinero con solo ordenar y mejorar la calidad de la gestión, haciéndola eficiente, eficaz, ágil y amable.

El éxito de la medida radica en el control. Cada dependencia debe informar los procesos mejorados, los trámites reducidos o eliminados. Deben establecerse sanciones fuertes por incumplimiento. Trabajar con integridad, eficiencia y amabilidad deben ser normas de obligatorio cumplimiento. El país no puede seguir sumergido en retraso y mediocridad. Es aquí donde aparecen los verdaderos lideres para producir los cambios.

Septiembre 23 de 2021