Opinión

Es hora de poner en evidencia el engaño de Putin

(CNN) — Parece existir una doctrina dentro del Consejo de Seguridad Nacional del Gobierno de Biden: la aversión a la escalada. A estos «escalacionistas» parece preocuparles profundamente que cualquier aumento del apoyo a Ucrania pueda desembocar en la Tercera Guerra Mundial.

Francia y Alemania dieron el martes el importante paso de sumarse al Reino Unido y otros países al afirmar que las armas que suministran a Ucrania podrían utilizarse en ataques contra suelo ruso. Como era de esperar, el presidente de Rusia, Vladmir Putin, respondió que estas maniobras podrían acarrear «graves consecuencias», en particular para «países pequeños y densamente poblados». Putin ha repetido una y otra vez esta amenaza, a menudo haciendo referencia a las armas nucleares rusas, mientras Occidente ha aumentado su apoyo a Ucrania. Estados Unidos tiene que dejar de tomárselo en serio.

Repasemos la historia de los dos últimos años.

Ucrania solicitó Javelins y Stingers antes de que comenzara la guerra a gran escala cuando Rusia invadió Ucrania en febrero de 2022. Al principio, no recibieron las grandes cantidades que querían por temor a una escalada. Finalmente, recibieron más, las utilizaron eficazmente y luego recibieron aún más. No se produjo ninguna guerra nuclear.

Ucrania solicitó cazas F-16 para proteger sus cielos. El Gobierno se negó en un principio, pero luego cambió de postura y no se produjo ninguna guerra nuclear.

Ucrania solicitó misiles Patriot para defenderse de los incesantes ataques aéreos rusos. El Gobierno dijo inicialmente que no, luego cambió su postura y no hubo guerra nuclear. Se salvaron muchas vidas.

Ucrania solicitó lanzacohetes HIMARS, el avanzado sistema de misiles/artillería, para atacar las líneas de suministro rusas. En un principio, el Gobierno dijo que no, pero luego cambió de postura y no hubo guerra nuclear.

Ucrania solicitó tanques Abrams y vehículos de combate de infantería Bradley para la guerra de trincheras en el este. El Gobierno dijo inicialmente que no, luego cambió su postura y no hubo guerra nuclear.

Ucrania solicitó misiles ATACMS, con un alcance de unos 300 kilómetros, para atacar objetivos rusos. El Gobierno dijo inicialmente que no, luego cambió su postura y no se produjo ninguna guerra nuclear.

En casi todos estos casos, Rusia amenazó con una escalada, un ataque contra la OTAN o el uso de armas nucleares. En todos los casos, el farol fue rechazado y Ucrania pudo defender mejor su territorio. Aunque las amenazas rusas no deben tomarse a la ligera, la historia nos demuestra que a menudo son falsas. Durante la Guerra Fría, las amenazas nucleares no eran infrecuentes, pero Estados Unidos no las mantuvo para promover sus intereses de política exterior.

¿Imaginas que hubiéramos proporcionado a Ucrania todas estas armas desde el principio? Tras la contraofensiva de 2022, Rusia estaba a la defensiva, desorganizada y desmoralizada y luchando por reclutar más efectivos. Ucrania podría haber terminado la lucha usando todo lo anterior, o al menos haber tenido una contraofensiva mucho más exitosa en 2023. La guerra podría haber terminado.

Hay quien dice que la cuidadosa calibración del Gobierno de Biden ha permitido a Estados Unidos dar cantidades crecientes de potencia de fuego a Ucrania sin activar las trampas rusas. Pero la guerra no funciona así. Se ha demostrado que la idea de que Rusia pueda utilizar armas nucleares no es una preocupación real. Al igual que nosotros aumentamos lentamente la presión, Rusia podría aumentar lentamente su tolerancia al dolor y haber optado por reaccionar en cualquier momento.

Todo esto es importante recordarlo mientras Ucrania solicita repetidamente permiso para atacar objetivos militares dentro de Rusia con armas estadounidenses. Hasta ahora se les ha denegado, pero hagamos una predicción: al final se les concederá este permiso. Entonces, ¿por qué esperar?, ¿por qué retrasarlo mientras los ucranianos siguen perdiendo la vida?

Entendimos la prohibición de atacar suelo ruso cuando Ucrania luchaba por defender Kyiv. No tenía sentido malgastar esfuerzos en «ataques de venganza» cuando se luchaba por despejar territorio. Sin embargo, una vez que la guerra entró en la fase de desgaste después de que los rusos abandonaran Kyiv y los combates se convirtieron en un duelo de artillería entre los dos sabios en el este de Ucrania, mantener viva esta prohibición se convirtió en un completo sinsentido.

Ahora mismo, los ucranianos se han visto obligados a soportar los ataques aéreos rusos con bombas planeadoras. A pesar de conocer el punto de origen de estos ataques, han sido incapaces de atacar esos lugares.

Por supuesto, la gestión de la escalada es importante, y el apoyo a Ucrania, o a cualquier aliado, no debe venir con vendas en los ojos. Estados Unidos, al proporcionar ayuda letal, merece sentarse a la mesa y opinar sobre cómo debe utilizarse esa ayuda. Sin embargo, cuando se enfrenta a una crisis existencial, Ucrania debe tener mucho margen de maniobra para determinar la mejor manera de defender su territorio y salvar vidas.

Hemos oído a soldados ucranianos contar repetidamente historias de columnas rusas que atacan, son repelidas y se retiran a territorio ruso seguro para reagruparse, tomar una comida caliente, planificar y volver a atacar. En una guerra lógica, es precisamente en el momento de la retirada y la reagrupación cuando se redobla el ataque y se ataca con más fuerza, creando el caos, el pánico y aplastando la fuerza y la moral de combate. Ucrania no puede ganar si los rusos pueden atacar objetivos civiles con impunidad y pedir «tiempo muerto» en su propio territorio.

Ucrania lucha ante todo por su supervivencia, pero también por el Occidente colectivo y el orden posterior a la Segunda Guerra Mundial. Con tan graves implicaciones en la escena mundial, el Gobierno de Biden necesita articular, o al menos tener una clara comprensión interna de lo que Estados Unidos pretende conseguir con su apoyo. Un objetivo estratégico claro, que Estados Unidos no logró establecer en Vietnam y Afganistán, puede conducir a la victoria. Pero, ¿apoya Estados Unidos una victoria ucraniana? En caso afirmativo, ¿qué aspecto tiene y qué debe ocurrir para alcanzar estos fines lo antes posible? ¿O simplemente apoya una guerra de desgaste hasta que Rusia se siente a la mesa?

Como te dirá cualquier experto militar o general (o sargento, para el caso), destruir al enemigo es, por supuesto, el elemento más importante de la victoria, ya sea en combate directo o donde se esté agrupando, planificando o ejecutando la guerra. La idea de que, a día de hoy, Rusia pueda considerar esencialmente su propio territorio un «refugio seguro» contra el armamento estadounidense va en contra del objetivo de una victoria ucraniana.

A Ucrania se le ha impedido atacar objetivos militares legítimos debido a un miedo paralizante a la escalada, a pesar de que la ley de conflictos armados otorga a Ucrania el derecho a defenderse de ese modo. El Gobierno de Biden merece crédito por sus acciones en Ucrania, especialmente dada la alternativa de la amenaza del expresidente Donald Trump de abandonar el país. Sin embargo, el miedo a la escalada, aunque noble, en realidad está haciendo menos probable una victoria de Ucrania.

 

 

 

 (cnn.com)