Opinión

Es ahora o nunca…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Una política de premios y castigos debe aplicarse a todos los funcionarios públicos, como en efecto lo aplica la empresa privada…

Se debe eliminar esa mafiosa costumbre de acceder por inercia, a logros y niveles solo por antigüedad, que lo provocan los contratos laborales, escalafones y reglamentos, sin calificar y premiar la excelencia, capacitación y productividad.

El país del encuentro si no combate lo podrido de las estructuras y sistemas del Estado, pasará a la historia como otro gobierno más de pinochos y otra década perdida sufriremos irremediablemente.

Don Guillermo Lasso debe despertar luego de sentirse que alcanzó la gloria y su sueño de ser Presidente, ya es hora de atacar y sacudir las manzanas podridas del árbol del Estado, cuestión que no debe esperar los 100 días, un gobierno que sabe lo que tiene que hacer, no puede desperdiciar ni un segundo, porque aquello es irresponsable, luego de dos campañas electorales anteriores…

Hemos alcanzado y quizás superemos el plan de vacunación, y nos alegramos don Guillermo, pero el combate a la corrupción, la inseguridad, el abandono del agro, terminar con el narcotráfico, el lavado de activos, que funcione como debe ser LA UAFE, el SRI.

Reducción del tamaño del Estado, austeridad, venta de los aviones y empresas incautadas, auditoría al saqueo de los bienes de INMOBILIAR, Tame, Flopec, Eléctricas, Petroecuador, nada de esto se planifica o se anuncia se investigará, y convertirá en bienes productivos, etcétera

No podemos seguir dejando en manos de los Correistas, y de los exfracasados que estuvieron en anteriores gobiernos y ahora han vuelto al suyo, instituciones claves, y debo reconocer que me equivoqué con Alexandra Vela, no funciona, demasiado académica, no tiene personalidad, carácter, no es operativa, lo mismo en otros ámbitos.

Si usted no actúa y deja de dar discursos y mensajes por las redes, tenga la certeza mi querido amigo, que la convulsión social aumentará, pese a los altos índices de popularidad y aceptación, hay en el fondo toda una erupción social agitada por enfermos y vampiros, que, si no los conoce, ya es tiempo que los identifique, y están muy cerca de su mesa.

Semper Fi.