Economía

Erosión del río Coca se acerca peligrosamente a Coca Codo Sinclair; otro tramo de OCP está en riesgo

La erosíon del río Coca avanzó medio kilómetro en un día, en medio de fuertes lluvias, lo que levanta nuevas alertas. Otro tramo del OCP y un puente estarían en riesgo.

Tras 135 días en los que no se había registrado avances, la erosión regresiva del río Coca se reactivó y está cada vez más cerca de las obras de captación de Coca Codo Sinclair, la hidroeléctrica más grande de Ecuador.

Entre el 16 y el 17 de junio de 2024, la erosión avanzó medio kilómetro del punto ubicado a 7,3 kilómetros de las obras de captación de Coca Codo Sinclair, hidroeléctrica ubicada entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos.

Con eso, ahora la erosión se ubica a una distancia de aproximadamente 6,8 kilómetros, según reportes del holding estatal Celec, que monitorea este fenómeno y a los que accedió PRIMICIAS. La erosión es un extraño fenómeno natural que empezó en febrero de 2020 con el colapso de la cascada San Rafael, ubicada en el río Coca, entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos.

Desde entonces, el fenómeno erosivo avanzó de manera regresiva río arriba, minando su lecho y carcomiendo sus márgenes, lo que ha formado enormes socavones. El fenómeno podría destruir las obras de captación de Coca Codo Sinclair, que se asientan sobre el río Coca y, con eso, la hidroeléctrica quedaría inutilizada. Eso porque las obras de captación permiten desviar el agua del río por una tubería construida al filo del río y que permite conducir el agua hasta las turbinas de Coca Codo Sinclair para generar electricidad. Y sin agua la hidroeléctrica simplemente no funciona.

La erosión del río Coca se reactivó tras el fuerte temporal que azotó el fin de semana pasado a la provincia amazónica de Napo. El caudal llegó a 3.354 metros por segundo a las 12:00 del 16 de junio de 2024, según reportes de Celec. Esa crecida del río fue, de hecho, la segunda más grande desde el 19 de julio de 2021, cuando llegó a 3.400 metros cúbicos por segundo.

Según los reportes de Celec, los caudales del río Coca continuaron altos durante el 17 de junio con un nivel de 997 metros cúbicos por segundo, por lo que aún Celec debe verificar el punto exacto de la erosión. Coca Codo Sinclair es una hidroeléctrica clave para cubrir la demanda de electricidad, pues abastece con el 25% de la demanda de electricidad.

¿Se puede frenar el riesgo?

Celec lanzó un concurso público en noviembre de 2023 para construir un dique permeable sobre el lecho del río, que permitiría reducir la fuerza de arrastre del río y así ralentizar el avance de la erosión.

La adjudicación de las obras debía concretarse en febrero de 2024. Sin embargo, el Servicio de Contratación Pública (Sercop) hizo observaciones al proceso, con lo que debía ser declarado desierto.

El ministro de Energía, Roberto Luque, dijo 27 de mayo de 2024 que hará lo posible para «salvar» la licitación para la contratación de obras para mitigar la erosión regresiva en el río Coca, que amenaza con destruir las obras de captación de Coca Codo Sinclair.

El dique debe ubicarse a 7,8 kilómetros de las obras de captación de Coca Codo Sinclair, pero la erosión ya afectó (ver mapa).

Oleoducto y puente en riesgo por avance de erosión

Además, la erosión continuó en la margen izquierda del río Coca, en la zona de los ríos Malo y Loco, dado que ambos ríos presentaron importantes crecidas, que ponen en riesgo un tramo de la tubería del Oleoducto de Crudos Pesados (OCP).

Erosión lateral avanza por el río Loco, afluente del río Coca, y pone en riesgo al oleoducto de OCP y un puente de la vía E-45 o vía Quito Lago Agrio.

Erosión lateral avanza por el río Loco, afluente del río Coca, y pone en riesgo al oleoducto de OCP y un puente de la vía E-45 o vía Quito Lago Agrio, en el sector de El Chaco.

Se trata del segundo tramo en riesgo por la erosión regresiva tras las torrenciales lluvias del 16 de junio de 2024. El 17 de junio de 2024, el OCP anunció que suspendió operaciones para evitar un derrame de petróleo en el kilómetro 102 en la vía Quito-Lago Agrio, debido al avance lateral de la erosión del río Coca.

Si bien el tubo quedó al descubierto en ese punto, no se rompió y no produjo derrame al ambiente, aclaró OCP. OCP dijo que construirá un bypass en este tramo, informó la compañía.

«En el río Loco la erosión cambió el curso original del río y continúa su descarga directamente en el cauce del río Coca, por lo que hay incremento de la pendiente y puede generar mayor erosión regresiva», advierte el informe de Celec. Además, en el informe, se señala que la erosión lateral puede destruir el puente sobre el río Loco en la vía E45 o vía Quito-Lago Agrio.

Por:  PRIMICIAS