Opinión

Ericka Bermeo arma lonches saludables en su emprendimiento

Ericka Bermeo Kittyle se pasa la vida  entre aviones, viajes y su emprendimiento dedicado a armar loncheras y snacks saludables que ofrece en algunos colegios, en fiestas infantiles que entrega por pedido y también promociona con charlas particulares y en ferias.

“Soy la cuarta generación con ese apellido irlandés, mi abuelo vino a Ecuador para construir el ferrocarril, acá conoció a mi abuela”, dice Ericka quien también es conocida como Kiki y en su emprendimiento se llama Hokuspokus y lo promociona en su cuenta de Instagram HokusPokus.ec y en la web.

Tiene 37 años y es tripulante de cabina en una aerolínea que opera en Ecuador y realiza vuelos al exterior, así que un día puede estar en Estados Unidos, otro en Europa.

“Soy tripulante desde el 2009, entré desde los 27 años. Me toca viajar en promedio seis o siete veces al mes, pero a veces me toca ir y volver en el mismo día”, dice la emprendedora que también es ingeniera en Gestión Turística y Hotelera, con un título que obtuvo en la Universidad Espíritu Santo.

Cuenta que su interés por la comida saludable empezó cuando tuvo su primera hija, que ahora tiene cuatro años. La bebé  empezó a tener granitos. Después de llevarla al médico le dijeron que la niña tenía dermatitis atópica, pero Ericka no se conformó con ese diagnóstico y se puso a investigar.

Después la llevó a un  especialista certificado en  lactancia materna, porque sospechaba que el problema de su hija tenía relación con su leche materna.  Ahí comprobó que la pequeña era alérgica a los lácteos, entonces Ericka los eliminó de su dieta y comenzó a buscar alternativas que la llevaron a cambiar toda la alimentación de su familia.

Las loncheras que Ericka entrega en escuelas y jardines contienen frutas, productos integrales y vegetales. (Cortesía)

Dice que ha creado hábitos saludables en sus dos hijas y que todo lo que ha aprendido investigando y con cursos que ha realizado, también los quiso compartir con otras madres con la venta de los snacks y loncheras saludables.

La tripulante cuenta que su objetivo son los niños de seis meses en adelante, porque es el tiempo justo para crearles buenos hábitos. Para promocionar las loncheras primero se visita el plantel y se pone de acuerdo con las madres y profesores.

Loncheras saludables

“Las entrego personalmente para que los niños las consuman frescas”, cuenta. Sus loncheras son 50% frutas, el resto carbohidrato, frutos secos. La lonchera no admite jugos, porque según Kiki, en su lugar debe ir el agua, que es lo que los niños necesitan, lo otro es solo azúcar.

Ella combate en cada una de sus charlas con las mamás el uso de jugos procesados y alimentos con preservantes, como las papitas fritas. También los que tienen colores artificiales, como algunos yogures.

No llevan jugos, porque dice que los niños deben de consumir agua. (Cortesía)

Dice que en la actualidad deberían leer las etiquetas de los alimentos que compran para sus hijos, y que uno de los detalles es que si el producto tiene más de tres ingredientes, no es recomendable.

Cuenta que ella se ha preparado mucho sobre comida saludable leyendo libros que ha adquirido en cada viaje y que los menús de los snacks y las loncheras los arman cuidando que el niño obtenga todas las fuentes de alimento que requiere.

En su emprendimiento la ayuda su esposo y la niñera que cuida a sus dos hijas. “Cuando estoy de viaje no acepto contratos para elaborar snacks para las fiestas infantiles, porque de eso me gusta encargarme personalmente”, cuenta con entusiasmo la guayaquileña que actualmente está estudiando cocina saludable en La Escuela de los Chefs.

Ella espera que haya más planteles educativos que se sumen al interés de que los niños consuman una lonchera saludable y que las mamás ya no incluyan productos que no benefician la alimentación de los pequeños.

Fuente:  El Universo