Opinión

Eres cada suspiro que respiro…

 Dr. Miguel Palacios Frugone/Guayaquil

Tu amor es el añadido de un total,

Es un absoluto que se integra,

Una conclusión que me da mi identidad,

Un todo que me otorga todo; el indiviso que no se puede dividir.

Eres la disquisición de mis cuestionamientos,

Una perenne controversia de emociones y pasiones,

El punto de equilibrio entre mi locura y la cordura,

Un ensueño fundido en las entrañas de tu vientre.

No puedo sonreír sin tú reír,

Mi amor rebasa la frontera de los sin controles del querer,

No concibo mí conciencia si no es consiente para ti,

Soy un volcán de sensaciones que confluyen a romper silencios.

Te amo con los ojos del sentir; del percibir,

Eres una nube donde sueño sobre un reino sin palabras,

Musitas como un eco enmudecido por los ruidos del silencio,

Te amarras como un puerto al que me anclo para reparar mis soledades.

Tienes el susurro quedo que sosiega mi desasosiego,

Me enamoras en un mágico delirio con sus cantos de sirena,

Eres el lamento quieto de unas penas que no gimen,

Caminas un camino sin retorno a los sigilos.

De mi jardín eres el árbol más amado y reconocido,

Fluyes como un río torrentoso con sus aguas cristalinas,

Te suspendes desde el cielo que sostiene mis estrellas,

Eres cada suspiro que respiro…