Actualidad

ERAH conmemoró su segundo aniversario presentando resultados de su último estudio

La oficina de Estudios de la Relación entre los Animales y los Humanos (ERAH), de la Prefectura del Guayas, expuso los resultados obtenidos de su reciente investigación y agradeció a quienes aportaron en su labor en estos 24 meses de creación.

Con cifras detalladas, funcionarios de la Oficina de Estudios de la Relación entre Animales y Humanos (ERAH), de la Prefectura del Guayas, expusieron los resultados de su último estudio, en el cual se demuestra el poco conocimiento, bajo interés y alta dificultad para denunciar los casos de maltrato animal en Guayaquil.

Lo hicieron durante la conmemoración del segundo aniversario de creación de esta unidad, que fue conformada con impulso del prefecto Jimmy Jairala para investigar y proponer soluciones ante la violencia interrelacionada que enfrenta la provincia del Guayas.

El evento de aniversario se desarrolló en el auditorio del Gobierno Provincial del Guayas y estuvo presidido por la directora de Bienestar Animal y Gestión Social, Nathaly Toledo. A ella la acompañó el equipo de ERAH, así como representantes de diversas instituciones educativas y organismos que colaboraron y aportaron en la labor de investigación realizada durante el último año, quienes recibieron placas de reconocimiento.

Entre ellas, se mencionó a la Fundación Franz Webber, a la ONG internacional Coordinadora de Profesionales por la Prevención de Abusos (CoPPA), al Centro Ecuatoriano para la Promoción y Acción de la Mujer del Ecuador (CEPAM), el Comité Permanente de los Derechos Humanos, Plan Internacional, Universidad de Guayaquil, Universidad Laica Vicente Rocafuerte, Universidad Agraria del Ecuador, Protección Animal Ecuador, Centro Ecuatoriano Norteamericano (CEN), Scouts Ecuador, Agencia Holograf, Olimpo La Fabril, Asociación de la Escuela de Sociología y la Plataforma de Voluntariado de Bienestar Animal.

La jefa de ERAH, Virginia Portilla, expuso los resultados del último estudio, que detalla que 8 de cada 10 personas encuestadas afirmó haber presenciado casos de maltrato animal y solo 1 de cada 8, de quienes presenciaron los maltratos procedieron a denunciarlos formalmente.

Asimismo, que 6 de cada 8 personas aseguró haber presenciado maltratos en varias ocasiones y 4 de cada 8 no sabía que es posible denunciarlos. Asimismo, dijo que 2 de cada 8 personas sabían que pueden denunciar los maltratos, pero no cómo hacerlo; mientras que 1 de cada 8 conoce que puede denunciar y está enterado del proceso, pero considera que es muy complicado.

La funcionaria reveló que las formas de maltrato animal más frecuentes son el encadenamiento, golpes, quemaduras, atropello, abandono, envenenamiento y encierro.
Portilla mencionó los logros obtenidos por su equipo durante el último año y detalló algunos. “Hemos logrado realizar una socialización permanente con 27 eventos institucionales, incluyendo jornadas académicas, cines foros y otras actividades”, recordó.

La vocera comentó que el primer producto educativo creado por la oficina fue la Plataforma de Convivencia Responsable con Animales, que se encuentra disponible, de forma gratuita, en la web.

“Realizamos un conversatorio sobre ‘Las revoluciones pendientes’, donde se expuso por primera vez el vínculo entre el feminismo y el animalismo; organizamos también el ‘Café Paz Ecuador’, del cual se obtuvo una ordenanza sobre impulso a la cultura de la paz, con la que actualmente trabaja la Prefectura” dijo la vocera.

Mencionó también eventos, reuniones y actividades en las que participó el equipo a nivel internacional e informó que actualmente ERAH trabaja en un estudio denominado ‘Maltrato animal en el contexto de la violencia de pareja hacia las mujeres en la provincia del Guayas’, que realiza junto a CEPAM y a CoPPA.

“Otro estudio en transcurso es el ‘Análisis comparativo de la protección animal en Ecuador en referencia al resto de la región’, que realizamos con miembros de la Carrera de Derecho de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte y será presentado el próximo mes de agosto”, aseguró.

Portilla indicó que son más de 30 mil las personas sensibilizadas directamente a través de la labor de ERAH, oficina única en su tipo en Ecuador.

Nathaly Toledo, por su parte, enfatizó en la necesidad de que los Municipios, especialmente el guayaquileño, que cuentan con la competencia y los recursos, actúen ejecutando programas de rescate y protección animal, generen políticas al respecto, faciliten las gestiones a la ciudadanía para la presentación de denuncias, les den seguimiento y realice capacitaciones a los habitantes.

“Cuando el Gobierno decidió que el proceso de las denuncias ya no tenía que llevarse a través del Ministerio de Salud, sino a través de los Municipios, quienes trabajamos para defender y rescatar a los animales tuvimos mucha ilusión, pues pensamos que sería un camino más eficiente y rápido para poder defender a los animales del maltrato. Sin embargo, hoy, con los resultados de este estudio, nos damos cuenta de que no es así”, lamentó Toledo.

La directora hizo un llamado a las autoridades del cabildo porteño para que realicen avances en este sentido y a la comunidad para que sea más crítica con las autoridades a cargo de este tema.

“Se debe generar políticas públicas que no son solo en beneficio de los animales, son en beneficio de todos nosotros, porque quienes trabajamos por los animales, no lo hacemos solo por ellos sino por erradicar la violencia en general”, aseveró.

Patricia Jurado, representante de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte, opinó que la aparición de ERAH “ha sido una luz” ante los problemas que genera la violencia en la comunidad.

“Estos problemas nos han estado afectando a través del tiempo y no han sido considerados realmente. Ahora están siendo estudiados y observados por ERAH junto con las entidades académicas, siendo una labor importante para el desarrollo de la comunidad”, comentó la docente.

Jurado afirmó que los resultados de los estudios podrán servir como base para continuar con nuevas investigaciones, para ayudar a la comunidad a informarse y para generar políticas públicas dirigidas a solucionar esta problemática.