Economía

Entró en vigencia el TLC con China, ¿Ecuador está preparado?

Desde hoy entra en vigencia el acuerdo comercial entre Ecuador y China y aprovechar el mercado de ese país asiático, implica preparación y cumplimiento de nuevos requisitos para los exportadores.

Desde hoy entra en vigencia el acuerdo comercial entre Ecuador y China y aprovechar el mercado de ese país asiático, implica preparación y cumplimiento de nuevos requisitos para los exportadores.

Los productos nacionales ingresan desde el 1 de mayo con preferencias a China y viceversa, pero para aprovechar el nuevo mercado, los productores y exportadores tienen que prepararse.

Es la advertencia principal que hacen aquellos que conocen el mercado chino. Vender un producto en ese país no es lo mismo que venderlo en cualquier otra parte del mundo, el éxito dependerá, entre otros requisitos, de conocer en prioridad la cultura de los 700 millones de consumidores chinos que forman parte de su clase media.

“Detalles como poder empaquetar nuestros productos escritos en chino o impresos en chino, tener los colores que ellos prefieren al momento de las compras, reconocer cuáles son los valores que ellos buscan dentro de los productos”, explicó Gustavo Cáceres, presidente Cámara de Comercio Ecuatoriano China.

Los canales de comunicación en China no son los mismos que en occidente, sus redes sociales son distintas y así deben entenderlo aquellos que diseñan las campañas de venta. Por eso, Cáceres da ejemplos de empresas que han fracasado por no saber comunicar adecuadamente, y habla de otras que el mismo producto lo han ofrecido de forma estratégica y han tenido mucho éxito.

Gremios como Fedexpor conocen de esos problemas y hacen talleres de capacitación para sus socios e interesados en ese mercado. El primer reto será participar en la feria de importaciones de China en noviembre, que agrupa a empresas del mundo en un registro de más de 350 mil metros cuadrados.

Desde que cerró la negociación venimos realizando más capacitaciones, información, más seminarios, más charlas, seguramente hay que organizar más misiones a China y seguramente China hará lo mismo con el Ecuador y ese relacionamiento es el que genera los negocios”, dice Felipe Ribadeneira, presidente de Fedexpor.

Los gremios de productores y exportadores fortalecen sus programas de capacitación que incluyen desde trámites a seguir, hasta cursos de chino. Ellos saben que no se puede improvisar en ningún campo para tener éxito en el mercado más grande del mundo.

 

 

El acuerdo fue aprobado el pasado 7 de febrero por la Asamblea Nacional tras una tensa sesión en el pleno debido a desacuerdos entre empresarios y grupos indígenas y ecologistas que mostraron su temor a que abra la puerta al ingreso de residuos tóxicos y a las flotas pesqueras de China a aguas ecuatorianas.

Sin embargo, el presidente Daniel Noboa ratificó el 15 de febrero, en su totalidad, el tratado de libre comercio (TLC) con la nación asiática mediante el Decreto Ejecutivo 166. Un acuerdo que fue suscrito bajo el mandato presidencial del anterior presidente, Guillermo Lasso (2021-2023).

Es que China, desde 2022, se convirtió en su primer socio comercial al desbancar a Estados Unidos como primer destino de las exportaciones no petroleras, especialmente el camarón y el concentrado de plomo y cobre.

El intercambio comercial entre ambos países en 2022 alcanzó los USD 12 295 millones, desglosados así; mientras las exportaciones ecuatorianas a China llegaron en 2022 a USD 5 843 millones las ventas chinas a Ecuador supusieron USD 6 452 millones.

Ecuador espera que sus exportaciones crezcan un 32 % en cinco años

Actualmente son 4 000 los productos que llegan de China a Ecuador. El 70 % es materia prima y bienes de capital, que con el TLC vigente, entrarán al país con cero aranceles.

El acuerdo protege la producción nacional porque 820 productos chinos, que también se elaboran en Ecuador, no podrán ingresar libremente al mercado debido a que mantendrán los aranceles. Se trata de mercadería de la industria manufacturera de la Sierra central y de la agricultura, tales como arrozpapapitahaya y arándanos.

Sin embargo, hay 1 000 productos que podrían competir con la industria nacional, pero empezarán a entrar sin arancel en un plazo de hasta 20 años. Ese período es una oportunidad para que las empresas ecuatorianas mejoren su producción y se preparen para competir.

El acuerdo comercial entre los dos países permitirá que las exportaciones ecuatorianas crezcan un 32 % en cinco años y la posibilidad de generar alrededor de 50 000 empleos, según el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca.

De acuerdo al Gobierno Nacional, los ingresos para el sector productivo serán de USD 1 500 millones. Además, hay otros sectores interesados en ingresar al gigante asiático.

Por:  Ecuavisa