Actualidad

Entregan nuevos equipos para vigilar al volcán ecuatoriano Cotopaxi

Los nuevos equipos, cuya adquisición ha costado unos $195.000, son una cámara térmica fija de alta resolución.

QUITO. La Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR) de Ecuador entregó ayer al Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional nuevos equipos para vigilar el comportamiento del volcán Cotopaxi, uno de los más activos del país.

La titular de la SGR, María del Pilar Cornejo, aseguró, al entregar los equipos al IG, que de esta forma el Gobierno “trabaja en prevención y contribuye a que el monitoreo del volcán se fortalezca”, según detalló un comunicado.

El director del IG, Mario Ruiz, señaló que los equipos permitirán la detección de eventuales lahares (un flujo de sedimento y agua que se moviliza desde las laderas de un volcán) o avalanchas que surjan por el derretimiento del glaciar que cubre al Cotopaxi, en caso de erupción.

Estos equipos son un complemento para la vigilancia del coloso y, debido a que funcionan con energía eólica, lo harán pese a la eventual caída de ceniza sobre ellos, agregó el director del Instituto.

Recordó que actualmente cuentan con doce estaciones para el monitoreo de lahares del volcán Cotopaxi en las quebradas situadas al norte, sur y oeste de la montaña, las cuales que operan durante todo el día.

Los nuevos equipos, cuya adquisición ha costado unos $195.000, son una cámara térmica fija de alta resolución, tres pluviómetros, 22 paneles solares, seis generadores eólicos, seis cámaras de visualización y 25 baterías de libre mantenimiento.

El Cotopaxi, situado en los Andes del centro-norte de Ecuador, a unos 45 kilómetros al sureste de Quito, empezó un nuevo proceso eruptivo a mediados de agosto pasado y desde entonces su actividad se ha caracterizado por la emanación constante de gases y ceniza.

Esta montaña, de 5.897 metros de altura, ha generado en las últimas horas 38 sismos leves volcano tectónicos (relacionados con la fractura de rocas en su interior), otros ocho de “largo periodo” (movimiento de fluidos) y dos episodios de tremor por la emisión de gas y ceniza.

El último informe del IG precisa, además, que las nubes de gas y baja carga de ceniza han ascendido hasta unos 2.000 metros sobre el cráter y que, por efecto del viento, se han dirigido al suroeste.

Además se ha visto brillo en el cráter, con la ayuda de la cámara nocturna.

El Cotopaxi, el Tungurahua, Reventador y Sangay son los volcanes más activos de Ecuador. (Efe/La Nación)