Realidades

Entre pirámides y cenotes: cómo divertirse en la Riviera Maya

Famosa por contar con algunas de las playas más transparentes del mundo, esta región al sudeste de México rezuma cultura y tradición. Además se pueden vivir grandes aventuras.

Cuentan de ella que fue la primera ciudad habitada que pisaron los españoles al desembarcar en el Nuevo Mundo. Muchos la definen como un ostentoso contraste entre una de las más monumentales ruinas y el cristalino color de las aguas del Caribe. Y es también una de las paradas imprescindibles en Riviera Maya.

Hablamos de Tulum, el único yacimiento arqueológico ubicado, literalmente, a orillas del mar. Lo modelan sus numerosos edificios: templos, un castillo y un gran palacio, todos ellos construidos en piedra hace más de 3.000 años. Dar un paseo entre sus ruinas es también recorrer un pasaje importante de la cultura maya, que terminará justo donde empieza Playa Paraíso, con un nombre más que justificado.

Pero Tulum no es más que uno de los puntos que engordan el mapa de visitas obligatorias de esta zona del Caribe. Riviera Maya, a unos 130 kilómetros de Cancún, recibe prácticamente cinco millones de turistas al año. «La joya del turismo mexicano, así la conocemos sus vecinos» cuenta Juan Márquez, uno de los guías que recorren cada día el yacimiento.

Hay quienes todavía asocian la Riviera Maya exclusivamente a sus largas playas de arena blanca y aguas turquesa. Pero están lejos de conocer este paraíso. Es cierto que las hay. De hecho, sus 140 kilómetros de extensión están repletos de algunos de los arenales etiquetados como los más transparentes del mundo. Ideales para una escapada otoñal.Las razones por las que visitar esta zona son muchas más. A apenas dos horas en coche se encuentra uno de sus imprescindibles: el yacimiento de Chichen Itzá, convertido en un tópico de este enclave.

Típico, pero único, engrosa la lista de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo. Y aunque no está permitido subir los 55 metros hasta la cima de su pirámide de Kukulcán, sí merece la pena (y mucho) contemplarla. En el mismo recinto, hay que sacar tiempo para ver más: el Templo de los Guerreros y las Mil Columnas, la cancha de juego de pelota mejor conservada (un peculiar entretenimiento en el que la peor de las suertes la tiene el que gana) y uno de los cenotes (cavernas repletas de agua de origen kárstico) más famosos de la zona, el llamado Sagrado.

Precisamente, los cenotes son los paisajes más fotografiados de Riviera Maya. Dice la mitología maya que son las puertas al inframundo, y lo realmente difícil es encontrar más de una persona de acuerdo con cuántas de estas entradas hay repartidas por la Península. Algunos hablan de más de 5.000. Fuera lo que fuese, hoy son, junto con los arrecifes de coral, los fondos elegidos por los submarinistas para sumergirse, o simplemente, para darse un chapuzón.

Para entender un poco más toda la mitología y la cultura maya, está Xcaret, un parque ecoarqueológico frente al mar, que propone desde baños en ríos subterráneos y paseos por recónditas cuevas hasta espectáculos que recorren toda la historia de la zona, como danzas prehispánicas. Una de las más arriesgadas, la de los Voladores de Papantla, que se mueven atados a un mástil a gran altura.

Tal como detalla Lorenzo Chan, gerente del único hotel con acceso directo al recinto, el Occidental at Xcaret Destination, «el parque es un santuario natural donde se mezcla la historia de México con sus tradiciones. Una opción ideal para familias».

También hay hueco para la Riviera Maya más cosmopolita. Seguro que la Quinta Avenida de Playa del Carmen no es la primera que nos viene a la mente al escucharla. Pero también está repleta de restaurantes, tiendas y vida nocturna. Parecida, pero con un origen bien distinto a la neoyorquina: hace poco más de 20 años no era más que un pequeño pueblo de pescadores.

Cómo llegar
Varias aerolíneas ofrecen vuelos directos entre Madrid y Cancún. Entre ellas Evelop que ofrece este trayecto a partir de 350 euros.

Dónde dormir
Es fácil encontrar complejos hoteleros en régimen de todo incluido. Barceló Maya Grand Resort propone cinco hoteles en uno (Barceló Maya Resort, Colonial, Caribe, Palace y Tropical) desde 177 euros. Una opción más económica es el Allegro Playacar, a partir de 120 euros. Más información en la web www.barcelo.com

Fuente: Turismo de México: www.visitmexico.com/es