Opinión

Enrique Guzmán Aspiazu: Lo dio todo por el Turf

Silvio Devoto

sidepaderby@hotmail.com

Conocí siendo muy pequeño a don Enrique Guzmán Aspiazu en los bajos de la tribuna principal del viejo Jockey Club donde conversaba con altas personalidades del turf local.

Intruso como buen chiquillo, me deleitaba escuchando a los propietarios de caballos cuando instruían a sus jinetes al momento de salir a la cancha previo a las carreras y más de una vez me tocó ser afortunado testigo del momento en que el mencionado turfman recibía a un caballo de su propiedad ganador o no, siempre la sonrisa cordial que mostraba la grandeza de su firme y noble personalidad.

Pero más de ello, como para retratar su semblanza, nada, imposible intentarlo, de allí que a más de innumerables conceptos entregados en decenas de charlas con propietarios, dirigentes, profesionales, periodistas y aficionados de “su” época, que fueron pronta y cálidamente receptados por mí, todos enteramente favorables a tan distinguido señor, me voy a permitir transcribir unos cortos pero muy firmes, categóricos y decidores comentarios aparecidos en la Revista EL TURF, el primero en 1933 y el segundo en 1937.

“Distinguido sportman y culto caballero, es uno de los valores más alto del turf local, por lo que nos honramos iniciando esta sección con la foto que antecede a estas líneas. El señor Guzmán siempre se ha preocupado por el mejoramiento del elevaje nacional para lo cual ha hecho valiosas importaciones para su criadero de la Isla Santay. Además, fue el propietario del famoso “Jardy” que, como recordarán nuestros lectores, albergó en sus boxes a productos de la talla de Mike, Alone, Unísono, Brecha, etc.

Dentro del elevado cargo del Presidente del Jockey Club S.A. de esta ciudad, ha patrocinado las importaciones hechas en el pasado y presente año, compenetrado de que esta es la mejor fórmula para levantar el entusiasmo entre los aficionados.

Desde su difícil cargo, es prenda de seguridad para los turfistas, quienes así lo estiman y en nombre de quienes hacemos este merecido homenaje al caballero y al sportman.”

“En mérito al prestigio de que goza como primera figura del turf porteño, iniciamos el desfile fotográfico de nuestra galería con la efigie del modesto y dinámico Presidente del Directorio de la Sociedad Anónima Jockey Club, a quien le cabe la honrosa satisfacción de haber dado cima al grandioso proyecto que hoy es motivo de justo orgullo para nuestra querida ciudad.

La personalidad del señor Guzmán ha impreso su sello característico en las magníficas construcciones con que el Jockey Club inaugura la temporada del presente año, destacándolo netamente como el más acendrado propugnador de las carreras, a través de todos los tiempos.

Tan elogiosos y justos comentarios me eximen de cualquier otra expresión de mi parte.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor.