Internacional

Enorme marcha en defensa de la universidad pública: más de 150 mil personas se movilizaron en la Ciudad y hubo protestas en todo el país

Fue la movilización más multitudinaria contra la administración de Javier Milei desde su asunción.
Participaron referentes de todos los partidos opositores y los gremios, pero la mayoría de las columnas fueron de estudiantes.
El Gobierno insistió en denunciar de «política» la protesta y minimizó su impacto.

Por momentos fue una marea humana. Los organizadores calcularon casi medio millón de personas; desde la policía de la Ciudad apuntaron que en realidad fueron 150 mil manifestantes quienes participaron de la marcha para protestar contra el desfinanciamiento del Gobierno a las universidades nacionales. El acto con epicentro en la Plaza de Mayo y réplicas en una decena de ciudades de todo el país se convirtió en la movilización más grande en contra de la administración de Javier Milei desde su asunción.

Dirigentes de todo el arco político acompañaron la manifestación que culminó frente a la Casa Rosada. Hubo representantes de todos los partidos de la oposición, la CGT, las dos CTA y organizaciones sociales, aunque fueron mayoría los estudiantes que llegaron por sus propios medios, primero a la Plaza Houssay frente a la sede de la facultad de Ciencias Económicas y el Hospital de Clínicas; luego, al Congreso; y finalmente, a la Plaza de Mayo, epicentro de la marcha que tuvo réplicas en todo el país. En Córdoba marcharon más de 50 mil militantes universitarios; en Mendoza hubo cerca de 20 mil; también se repitieron actos masivos en Mar del Plata y Rosario.

El protocolo antipiquetes que anunció Patricia Bullrich se limitó finalmente a columnas de la Policía Federal, Gendarmería y Prefectura que custodiaban el perímetro de la Casa Rosada, el Congreso y el cerco que dividió en dos la Plaza de Mayo. La Avenida 9 de Julio, desde Córdoba hasta Belgrano, permaneció cerrada desde el mediodía hasta la noche. La Avenida Callao se volvió intransitable incluso a paso de hombre. La desconcentración fue pacífica.

El Consejo Interuniversitario que integran representantes de los consejos directivos de las 66 universidades de gestión estatal, el Frente Sindical de Universidades Nacionales y la Federación Universitaria Argentina (FUA), que convocaron a la marcha, difundieron el documento «La universidad pública: base de la democracia y el desarrollo social». Con la lectura de la presidenta de la FUA, Piera Fernández, en el escenario central montado a pocos metros de la Pirámide de Mayo se cerró el acto.

“Llegamos a marzo de 2024 con un presupuesto de gastos a valores de septiembre de 2022. El incremento del 70% de estas partidas, dispuesto para el mes de marzo y aún no abonado, más el reciente anuncio, en el marco de esta convocatoria, de un 70% adicional, constituyen un aliciente aún insuficiente en tanto la inflación fue de un 300% en el mismo período de tiempo”, precisa el comunicado, que también incluyó reclamos ajenos a los que motorizaron la marcha, como la situación general de los salarios. Lo mismo ocurrió con los discursos previos del Premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel y de Tati Almeida, referente de Madres de Plaza de Mayo, dos dirigentes que el lunes acompañaron el primer pedido de juicio político contra el Presidente.

En el palco estuvieron, entre otros, Víctor Moriñigo, vicepresidente del Consejo Interuniversitario, que el 30 de abril se reunirá con el Gobierno; Diego Molea, de la Universidad de Lomas de Zamora; y el vicerrector de la UBA, Emiliano Yacobitti, otra de las autoridades apuntadas por el Presidente, además de referentes gremiales universitarios.

Fuente:  EL CLARÌN