Opinión

ENIPLA

Juan Javier Campoverde

jj_campoverde@hotmail.com

@JuanCalambre

Estrategia Nacional Intersectorial de Planificación Familiar y Prevención del Embarazo Adolescente (ENIPLA), es el nombre de la iniciativa estatal para instruir a jóvenes ecuatorianos sobre estos asuntos.

Todos queremos que las familias sean planificadas, y nadie desea que los adolescentes procreen. Sin embargo, estos desaciertos ocurren frecuentemente. Los chicos y chicas no esperan ser hombres o mujeres, respectivamente, para convertirse en padres. Es al revés, las chicas se hacen madres para convertirse en mujeres; lo mismo los varones: no se sienten verdaderos hombres hasta que son padres. Frente a esta realidad, la educación es la única opción.

La educación sexual es un tema que puede afectar los nervios de la gente, porque las personas no están totalmente de acuerdo en temas sexuales todavía. Así, la línea de enseñanza sexual puede ser aprobada o desaprobada, y generar un conflicto para quienes piensan diferente.

Todos somos testigos de esta realidad, el conflicto ocurre. Y salta a la vista ahora con la designación de la nueva directora de ENIPLA, Mónica Hernández. Unos están felices, y otros devastados. Hablando en términos ideológicos y generales, existe la línea conservadora, y la liberal. Al parecer esta señora atesora una ideología conservadora.

El conflicto también pasa por las manos de los educadores. No importa cuál sea la línea oficial, el educador pondrá el acento donde quiere. La misión de ENIPLA debería abarcar tanto a los adolescentes en colegios como a los adultos miembros de la familia, a través de campañas masivas; y los profesores, ser capacitados no solo a nivel científico, sino también ideológico y filosófico. Hoy en día, no solo es inadmisible, es abominable que a un adolescente se le enseñe que el homosexual es un desviado, o que el sexo por placer es malo, o cualquier otro de esos postulados conservadores.

Apelo a la ideología porque Ecuador es un estado laico. Y no hay algo que sea conservador que no esté ligado a bases religiosas. Al ser laico, Ecuador es liberal. Como lo quería Alfaro, como lo debería querer Correa. Cuando el tiempo avanza hacia el futuro, ser conservador es conservar pasado; es retroceder. En ningún aspecto de la vida es aconsejable enseñar reliquias y antigüedades diciendo que es lo que nos presenta nuestro tiempo, porque es mentir. Los adolescentes lo saben, son expertos en reconocer mentiras.

Las opiniones vertidas en el medio son de responsabilidad del autor