Internacional

Encuentran en Portugal el armamento militar robado en junio

El material, cuya desaparición había desatado la alarma internacional, aparece a solo 20 kilómetros de Tancos

ESPAÑA. La mayor parte del armamento militar robado hace cuatro meses en Tancos (Portugal) apareció este miércoles 18 de octubre a solo 20 kilómetros de distancia. Una llamada anónima alertó a la Policía de que había movimientos extraños en Chamusca y todo acabó siendo destapado.

Se trata de 44 armas, explosivos y granadas, cuya desaparición había desatado la alarma internacional porque podía haber caído en manos de alguna organización terrorista próxima a Daesh. Tanto es así que el Gobierno portugués se vio obligado a avisar a Bruselas y a Europol, dada la dimensión del material sustraído.

Fuentes oficiales confirmaron el hallazgo y aseguraron que todo está siendo analizado en el almacén militar de Santa Margarida para comprobar en qué estado se halla. La colaboración ciudadana se ha revelado, por tanto, fundamental en esta ocasión, tal cual acreditó la Guarda Nacional Republicana en la localidad de Loulé, donde al parecer se recibió la llamada.

Como en la gestión de los incendios, de nuevo vuelve a quedar en entredicho el Ejecutivo socialista, pues el pasado 10 de septiembre el ministro de Defensa, Azeredo Lopes, se permitió realizar unas declaraciones en las que dudaba de que el robo se hubiese cometido realmente.

Lo más insólito del caso es que el 27 de junio, cuando ni aún había amanecido, los asaltantes se llevaron de manera impune 1.450 cartuchos de munición nueve milímetros, 150 granadas de las denominadas ‘ofensivas’ y otras 18 de gases lacrimógenos. El estupor se instaló entre la población, que no se explicaba cómo pudieron acontecer semejantes fallos de vigilancia.

Además, el robo sucedió solo 10 días después del gigantesco incendio de Pedrógao Grande, que acabó con la vida de 65 personas. Es decir, se dieron el relevo dos graves asuntos que evidenciaron grietas en la capacidad organizativa del Gobierno comandado por António Costa.

Liderazgo del PSD

Curiosamente, el hallazgo del material robado sale a la luz justo cuando han vuelto a la actualidad los incendios, a causa de los 41 fallecidos entre el domingo 15 y el martes 17 de octubre. El primer ministro revive así la doble pesadilla y se encuentra contra las cuerdas después de la dimisión de la ministra de Administración Interna, Constança Urbano de Sousa, y de la moción de censura que va a presentar el Centro Democrático y Social.

La presidente de este partido se ha distinguido por dar un paso al frente en los últimos días, tal vez aprovechando que el PSD debe decidir quién próximamente quién sustituye a Pedro Passos Coelho. (ABC/LA NACIÓN)