Opinión

En Resumen y en Concreto

Dr. Jorge Pino Vernaza/Guayaquil

México cometió delito al recibir primero como huésped, y después tuvo el “descaro de otorgar Asilo Diplomático o Político”, a un Sentenciado Penal que está cumpliendo la pena. En esas circunstancias se negó a entregar al delincuente al Ecuador. Mientras tanto pidió permiso para que aterricen dos aviones en Quito para llevarse al personal, mientras en vuelo regular la Embajadora se aprestaba a viajar. ¿Y Glas ?, no lo entregaba a la justicia ecuatoriana como era su obligación porque México conocía que tenía Sentencias Ejecutoriadas y que estaba cumpliendo las penas. Entonces, México perdió el derecho de alegar inviolabilidad de la Sede Diplomático porque estaba encubriendo, a sabiendas, a un Delincuente.

Claro y Preciso, sin entrar en detalles superfluos que no vienen al caso. Punto y Aparte.

Excelente lo del antes y después, lo ANTES, el indebido recibimiento como huésped (aquí debieron entregarlo a las autoridades y a la cárcel), otorgamiento indebido de asilo político yéndose en contra de la normativa internacional; pero, hay que fijarse la excelente defensa internacional ecuatoriana de concentrarse primero en lo PRINCIPAL (asilo indebido), y, luego, lo DESPUÉS (posterior) fueron actos accesorios de lo principal (seguía México actuando ilegalmente enviando aviones y helicópteros para un disque rescate sin previa autorización ni salvo conducto).

Lo accesorio sigue a lo principal y fueron muchísimas infracciones al derecho internacional por parte de México.

El Presidente decidió atraparlo a Glas antes que se escape el prófugo, por considerar una burla al Ecuador de dar un asilo irrespetando nuestra soberanía, esto, quedará como un excelente precedente para evitar se repita esto, aquí y en la Conchinchina.