Ciencia

En España, el 24% de las mujeres sufre incontinencia urinaria, frente al 7% de los hombres.

ESPAÑA. Según datos del Observatorio Nacional de la Incontinencia (ONI), la mitad de las mujeres mayores de 65 años sufre incontinencia urinaria.

Con motivo del Día Mundial de la Menopausia, expertos nacionales e internacionales han debatido sobre este problema que tanta repercusión tiene en la calidad de vida de las afectadas.

 Los especialistas han coincidido en que el método Kegel es la mejor solución para evitar y minimizar sus efectos. Este artículo recoge distintos aspectos sobre la prevención de la incontinencia urinaria y explica qué hacer ante las primeras pérdidas involuntarias de orina.

La incontinencia urinaria es una de las patologías leves con más prevalencia entre las mujeres españolas. Según datos del Observatorio Nacional de la Incontinencia (ONI), afecta a 4 de cada 10 mujeres de mediana edad y alcanza a la mitad de las españolas de más de 65 años. En total, se estima que en España hay más de seis millones de personas que sufren esta patología.

Durante el Día Mundial de la Menopausia,  especialistas de distintos países debatieron sobre la importancia de mantener el suelo pélvico femenino, para prevenir el desarrollo de la incontinencia urinaria. La causa principal de esta dolencia es la falta de tono muscular del suelo pélvico y las mujeres son más propensas a ello que los hombres (un 24% frente a un 7%), debido a sus características anatómicas.

No obstante, hay que distinguir dos tipos de incontinencia, que pueden manifestarse de manera única o asociada, concreta el doctor Carlos Balmori, urólogo y especialista en Medicina Sexual y Reproductiva en la Unidad de Medicina Sexual (UMS) de Madrid: “Son la incontinencia de esfuerzo y la urge-incontinencia”.

La primera se debe a los cambios anatómicos de las estructuras que sostienen el mecanismo de la micción (vejiga, esfínter, etc.) y que se hacen insuficientes. En la segunda, un mal funcionamiento de la vejiga provoca unas contracciones que la paciente no puede evitar y desencadenan la pérdida de orina.

La prevalencia de la incontinencia urinaria ha aumentado de manera progresiva en los últimos años.

(Internet/ La Nación)