Economía

En el país se siembra árboles con fines comerciales

Las asociaciones, cooperativas productivas y comunas reciben hasta el 100% del costo.

QUITO. Con el objetivo de fomentar el desarrollo de iniciativas de forestación y reforestación a escala nacional, como fuente de materia prima de la industria de la madera, hace 3 años, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap) entrega -los primeros cuatro años- incentivos económicos a personas naturales y jurídicas, de hasta el 75% del costo del establecimiento, y hasta el 75% del costo del mantenimiento de la plantación.

Al respecto, Vicente Reyes del recinto San José de Bellavista, en Santo Domingo de los Tsáchilas, manifiesta que “recibí $ 8.000 de incentivo. Al ver que se hizo efectivo este beneficio, ahora más personas de las zonas cercanas están interesadas en participar del programa”, afirma Reyes al señalar que en tiempo de cosecha se puede obtener un rendimiento de hasta $ 10.000 por hectárea.

En su zona, Reyes fue uno de los precursores que estableció plantaciones con esta especie. También fue la primera persona de su comunidad en recibir el incentivo a través del Programa de Incentivos para la Reforestación con Fines Comerciales.

“Es un programa insigne, porque es la primera vez que se entrega un incentivo de esta magnitud a quienes estamos en el campo. Esto hace que la gente se interese en la forestación, porque, además del incentivo, estamos invirtiendo a largo plazo para tener un capital para después”, comentó.

Cabe recalcar que hasta septiembre de este año, el Gobierno Nacional desembolsó $ 7,7 millones en incentivos a quienes apuestan a la siembra de especies forestales con fines comerciales. De esta manera levantó recursos sobre $ 150 millones, en inversiones en nuevos proyectos relacionados a la industria.

Pero el Programa de Incentivos para la Reforestación con Fines Comerciales no solo ha cautivado el sector forestal, sino también a otros, como el ganadero.

“Esta es una de las maneras de motivar la forestación. Los ganaderos tomamos conciencia de que se puede tener madera y potreros, y que los animales pueden vivir bien, pastando entre árboles”, destaca Nicolás Sánchez, presidente de la Asociación de Ganaderos de Portoviejo, que también pertenece a organizaciones sociales y campesinas de la provincia.

Y es que desde 2013 hasta finales de septiembre de este año se registraron 47.989,14 hectáreas en el Programa de Incentivos Forestales, en el que participan más de 700 actores del sector. Las provincias con mayor número de hectáreas incentivadas son Esmeraldas (20,68%), Guayas (15,78%), Los Ríos (14,88%) y Manabí (12,54%). Pero también se trabaja en Cotopaxi, Santo Domingo de los Tsáchilas, Pichincha, Imbabura, Bolívar, Chimborazo, entre otras. (VCV/La Nación)