Opinión

En defensa del honor de las FFAA.

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

Pretendí dejar de comentar temas políticos, pero al leer comentarios que atentan contra el honor de la Institución militar, por parte de un ciudadano que ejerce como periodista y tiene una página virtual, no puedo menos por gratitud y en defensa del honor institucional, rechazar y condenar tales expresiones, por ser injustas, cargadas de odios, y jamás podrán denigrar ni el rol peor la misión que están llamadas a cumplir dentro del Estado de Derecho nuestras gloriosas Fuerzas Armadas…

Hay que ser muy ignorante y mezquino, como para insinuar que las Fuerzas Armadas son un colectivo de vagos, ladrones y están podridos, otra cosa es cuestionar ciertos roles, criticar específicas conductas de ciertos militares, así como también existen conductas reprochables en diferentes instituciones, incluido el ámbito de los periodistas y medios de comunicación…

El mando militar representado por el Ministro de Defensa, que es su representante legal, debe denunciar al injurioso y calumniador periodista, para que responda por sus juicios de valor, adjetivos e insultos, así como debería responder ante el SRI y la UAFE de dónde percata, obtiene sus recursos para viajar por Europa, luego fungir de reportero de guerra, es decir transparentar todo su accionar, porque es evidente que el mencionado ciudadano tiene una velada y manifiesta carga emocional y odio en contra de las Fuerzas Armadas del Ecuador…

No quiero pronunciar ningún agravio en contra del ciudadano aludido, porque significaría que, diciendo a su nivel, y mi defensa institucional perdería rigor y objetividad.

Exijo eso sí, unas disculpas públicas y una reparación de por lo menos seis meses conviviendo al interior de las Fuerzas Armadas, para que, por sus propios ojos y lucidez mental, constate cuáles son las actividades que sus honorables miembros realizan y efectúan en sus diversos escenarios y en todo el territorio nacional, para que en el futuro le ponga límites tanto a su lengua, dedo y ligeros conceptos.

Semper Fi.