Ciencia

En 2045, personas biónicas, casas inteligentes e impresión 3D

En 30 años la tecnología de la información y la era digital cambiará nuestras vidas.

 MÉXICO. Hace 30 años, la computadora personal comenzó a extenderse y su evolución transformó completamente la sociedad y la forma en que vivimos.

Los expertos de Kaspersky Lab celebran este aniversario mirando más hacia el futuro e imaginando cómo será la tecnología de la información y cómo cambiará nuestras vidas en esta nueva era digital de 2045, dentro de otros 30 años.

  En poco tiempo, lo más probable es que la población mundial incluya miles de millones de personas y miles de millones de robots. Estos últimos serán casi toda la mano de obra para las rutinas pesadas. Los expertos trabajarán para mejorar el software de los robots y la industria TI será el hogar de las empresas que desarrollan programas para robots, al igual que ahora se desarrollan aplicaciones para los usuarios para descargar e instalar.

 Hasta cierto punto, se difumarán los límites entre robots y humanos. En los trasplantes se comenzarán a utilizar órganos artificiales controlados electrónicamente y las prótesis serán un procedimiento quirúrgico de rutina.

 Los nanorobots viajarán internamente por el cuerpo humano para suministrar fármacos a las células enfermas o realizar microcirugía. Los sensores instalados vigilarán especialmente la salud de las personas y transmitirán sus conclusiones en un almacenamiento basado en la nube al que podrá acceder el médico. Todo esto debería conducir a un aumento considerable de la esperanza de vida.

 Por otra parte, las personas vivirán en casas inteligentes donde la mayoría de las comodidades estarán totalmente automatizadas. El software que se ejecute en la casa se hará cargo de la energía, el agua, los alimentos y los suministros de consumo y reposición. La única preocupación de los habitantes será asegurar que hay suficiente dinero en sus cuentas bancarias para pagarlo.

 La impresión dejará de ser una tarea aburrida relacionada con libros de historia – ya no será necesaria la producción de ciertos artículos en papel. En su lugar, las impresoras 3D nos permitirán diseñar y crear lo que necesitamos, desde artículos para el hogar como platos o la ropa a los ladrillos de construcción para una casa futura. (Internet/ La Nación)