Economía

Empresas de cosméticos en Ecuador han invertido $25 millones

En la ciudad existe un auge de compañías que ofrecen colecciones de moda mediante revistas que permiten adquirir prendas de vestir a crédito.

GUAYAQUIL. Las modalidades de venta directa y por catálogo quiere volver ha tomar fuerza en el Ecuador, luego de la restricción a las importaciones dispuesta por el Gobierno. Según Procosméticos, las empresas de este tipo de productos invirtieron $25 millones para reducir sus importaciones y aumentar la producción nacional, pero en este sector no hubo crecimiento.

Según un reportaje de Ecuavisa, en el Ecuador, 800 mil personas aproximadamente tienen sus fuentes de ingresos mediante este tipo de trabajo, ya que genera pequeños y medianos empresarios.

Esta venta usa las herramientas del “marketing directo” donde el vendedor dirige sus esfuerzos a un mercado potencial cualificado (seleccionado por él o dentro de su medio), a través de una visita personal al potencial cliente. Es decir, la compañía de ropa adquiere, sin riesgo, un pequeño distribuidor al que le proporciona diversos beneficios, siendo el más importante el descuento en la compra que adquiera para venderla al detalle.

Franklin Barre forma parte de este grupo, lleva 10 años en esta actividad con la que mantiene a su familia y comenta que a veces ha comisionado hasta $3 mil: “Para mí la venta directa es mi todo, yo realmente tengo grandes proyectos con la venta directa, me ha permitido tener ingresos que están sobre los $1 mil, viajar a otros países”.

Según una encuesta, el 70% de quienes están en la venta directa en el Ecuador, son mujeres cabezas de hogar, quienes prefieren obtener su fuente de ingreso económico, sin estar sujetas a horarios, ni jefes.

María Fernanda León, directora ejecutiva de la Asociación de Venta Directa, señala que este no ha sido un año fácil, luego de la restricción de importaciones dispuesta por el Gobierno.

Comenta que el primer trimestre de 2014 vendieron pocos productos: “Sí esperábamos crecer mucho más porque estábamos acostumbrados a tener tasas del 6% y 8% de crecimiento, pero lo más importante en el 2014 y el principal objetivo fue la sostenibilidad de los negocios”.

María Fernanda detalla también que a un año de las medidas adoptadas para un mayor control del producto importado, las empresas que abastecen mercadería a quienes realizan la venta directa han invertido $25 millones en 2014. Algunas aumentaron su nivel de producción para reemplazar las importaciones.

“Detrás de estos productos no solo está una empresa, detrás de estos productos y cuando pueden escasear, pues es un negocio que sí afecta a millones de personas en el Ecuador”, agrega León.

Y es que gran parte de esta inversión pertenece al sector de los cosméticos, que desde la firma del convenio con el Gobierno en enero pasado para reducir sus importaciones un 25% ha abierto tres nuevas plantas de producción.

Por ejemplo Avon desde este año producen en el país, champús, rolones, cremas de cuidado personal y fragancias. Sus proveedores son Qualifarm y La Fabril.

Por este motivo, para el próximo año, las empresas de venta directa, continuarán impulsando la producción nacional para evitar desabastecimiento de productos a quienes viven de esta actividad. (Red. La Nación)