Economía

Empresa china que construyó represa en Ecuador ocultó información sobre fisuras

Un documento confidencial de la Corporación Eléctrica del Ecuador (CELEC EP) al que Infobae tuvo acceso revela que desde el 2012 la compañía china Sinohydro, encargada del proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair en Ecuador, ocultó que los distribuidores de turbina de la casa de máquinas de la Central tenían alrededor de 8.000 fisuras.

Los defectos de la central hidroeléctrica que está ubicada entre las provincias amazónicas de Napo y Sucumbíos han llevado a que Ecuador y Sinohydro estén en una batalla legal por los perjuicios al Estado. El proyecto hidroeléctrico Coca Codo Sinclair, se creó en el gobierno de Rafael Correa y se lo presentó como el “más grande de la historia del Ecuador”.

Durante el gobierno de Rafael Correa, quien estuvo en el poder entre el 2007 y el 2017, inició la construcción de la hidroeléctrica. De acuerdo con las declaraciones a Infobae de Fernando Villavicencio, legislador y presidente de la comisión de Fiscalización de la Asamblea Nacional, el proyecto inicial le costaría al Estado USD 900 millones aproximadamente. Sin embargo, en el 2010, el entonces ministro de Energía, Alecksey Mosquera, modificó el contrato para que la hidroeléctrica produjera 1.500 MW de energía, elevando su valor inicial a USD 2.000 millones. Mosquera fue sentenciado por corrupción dentro de la trama Odebrecht en el 2018. El ex ministro aceptó haber recibido USD 1 millón en coimas de la constructora brasileña a cambio de contratos.

Según el documento reservado al que accedió Infobae, el 28 de julio de 2010 se firmó el acta de inicio de contrato para el Desarrollo de Ingeniería, Provisionamiento de Equipos y Materiales, Construcción de Obras Civiles, Montaje de Equipos y Puesta en Marcha del Proyecto Hidroeléctrico Coca Codo Sinclair de 1.500 MW. Un año más tarde, el 31 de mayo de 2011, la Unidad de Negocio Coca Codo Sinclair de la CELEC EP contrató a una asociación consultora para que fiscalice la obra.

La asociación consultara estuvo constituida por la Comisión Federal de Electricidad de México (CFE); Grupo Profesional de Planeación y Proyectos, Sociedad Anónima de Capital Variable (PYPSA) de México; Consultora Vera y Asociados Cía. Ltda. (CVA) e Ingenieros Consultores Asociados Cía. Ltda. (ICA).

De acuerdo con el documento confidencial, “en el año 2015, la Asociación Consultora se percató de ciertas situaciones en el material de los distribuidores de la Central. Sinohydro había ocultado a la Asociación Consultora y a CELEC EP que, desde al año 2012, los ocho distribuidores de turbina tenían fisuras que se produjeron durante su proceso de fabricación”. Sin embargo, Villavicencio señala que desde el 2012 la asociación consultora sabía de las fallas pues el acero proveniente de China, que se usó en la obra, ya tenía defectos y, aún así, se autorizó su ingreso al Ecuador: “la fiscalizadora (asociación consultora) a esa fecha ya sabía que el acero tenía fallas de origen”, aseguró. La asociación consultora, según explicó el legislador, respondía al ex vicepresidente de Ecuador Jorge Glas, que en ese momento presidía el directorio de la CELEC EP y que luego fue condenado por corrupción en la trama de Odebrecht y en el caso Sobornos 2012-2016, por participar en una trama de sobornos cuya finalidad era financiar a Alianza PAIS, el extinto partido de Correa.

Pese a que la asociación consultora se percató de las casi 8.000 fisuras en los distribuidores de la Coca Codo Sinclair autorizó a Sinohydro el hormigonado de los distribuidores, “con lo cual sería imposible reemplazarlos después en caso de necesidad”, según se lee en el documento reservado. A finales de 2015 e inicios del 2016, Sinohydro inició con las reparaciones de las fisuras de los ocho distribuidores. Estos trabajos fueron aprobados por la asociación consultora, que terminó sus labores el 30 de abril de 2017 y que no notificó, según indica el documento, ningún “pendiente o defecto sobre las fisuras en los distribuidores a la Contratista Sinohydro”.

Un año después de que la asociación consultora terminara sus funciones, en abril de 2018 la CELEC EP inspeccionó los distribuidores y detectó que las fisuras reaparecieron. La CELEC EP notificó a Sinohydro sobre los defectos. Los trabajos para reparar esas fisuras, de las cuales Sinohydro asumiría los costos, terminaron a finales del 2019. La consultora de Sinohydro “determinó que en el distribuidor permanecerían 54 fisuras de imposible de reparación, por situarse en la parte exterior del distribuidor.

Sin embargo, la consultora reportó que estas fisuras no comprometerían la seguridad de la Central”, se explica en el documento confidencial. Sin embargo, la CELEC EP expresó su disconformidad y en mayo de 2021 inició una Solicitud de Arbitraje en contra de Sinohydro.

En octubre de 2021, un informe técnico de la Subgerencia del Proyecto Coca Codo Sinclair reveló que reaparecieron las fisuras en los distribuidores e indicó que la “aparición continua de fisuras entre ambas inspecciones, así como la aparición de fisuras en las soldaduras efectuadas en sitio, demuestra que los procedimientos y reparaciones de soldadura no han sido efectivos, por lo que el peligro de falla del equipo es inminente”.

Nexos oscuros y conflicto de interés

El caso de la Coca Codo Sinclair no solo presentaría irregularidades técnicas, sino que revelaría tratos políticos y otros nexos que ocasionarían incluso conflictos de interés. Según Fernando Villavicencio, el megaproyecto hidroeléctrico fue parte de un acuerdo entre los gobiernos de Rafael Correa y su homólogo chino Xi Jinping.

De acuerdo con el legislador el contrato para iniciar la obra no fue “sometido a un proceso riguroso de licitación internacional “por lo que se adjudicó al mismo país que brindó el financiamiento a través de un crédito que Ecuador realizó a un banco chino. La condición de aquel préstamo era que la central hidroeléctrica sea construida por una empresa China: “China puso la plata, China puso el contratista y obviamente validaron al fiscalizador”. (Infobae)