Tecnociencia

Elon Musk tenía preocupados a los inversores por su actitud. Ahora sabemos el motivo: una depresión tratada con ketamina

  1. Elon Musk confirma sufrir brotes depresivos y estar tomando un tratamiento basado en ketamina para controlarlos

  2. El millonario confirmaba que en ningún caso abusa porque su trabajo no le permite ni un respiro

Elon Musk ha participado en el estreno de un nuevo programa de entrevistas del expresentador de CNN Don Lemon. Durante su conversación el entrevistador ha tocado varios temas polémicos en los que el millonario se ha visto envuelto recientemente. Uno de los más delicados ha sido cuando el entrevistador ha preguntado al magnate sudafricano sobre su salud mental y el abuso de drogas.

Lejos de negarlo, el CEO de Tesla confirmó hace algunos meses que tomaba un medicamento llamado Ambien, un compuesto análogo de las benzodiazepinas, que se prescribe para tratamientos de insomnio y ansiedad.

Su biógrafo, Walter Isaacson, relató en su libro cómo Elon Musk parecía sufrir una «especie de trastorno bipolar no diagnosticado» que le llevaba de ser una persona divertida y activa, a un ser iracundo o caer en el más negro pozo de depresión y dejarlo en vela con largas noches de insomnio.

Asimismo, durante la entrevista en el programa de Don Lemon, Elon Musk reconoció tener una receta médica para consumir dosis controladas de ketamina para ayudarle a estabilizar su estado mental. “Es algo bastante privado preguntarle a alguien sobre una receta médica, pero hay momentos en los que tengo un estado químico negativo en mi cerebro. Como depresión. Pero no ocasionada por una visión negativa”.

Ketamina: la diferencia entre el veneno y la medicina es la dosis

Administrada en dosis controladas, la ketamina es un antidepresivo cada vez más utilizado para el tratamiento de enfermedades mentales. Elon Musk destacó en la entrevista que estaba tomando una dosis cada una o dos semanas, cuando su estado mental se resentía, pero que en ningún caso estaba abusando de la ketamina porque, en ocasiones, pasaban semanas sin tomarla.

“Tomo una pequeña dosis cada dos semanas o algo así, pero no hay nada en el frasco que diga ‘tome esta dosis’.

A veces varias dosis a la semana, otras pasan varias semanas y no las necesito. Es como un estado químico en tu cerebro del que simplemente no puedes salir por ti mismo, entonces la ketamina puede ser útil para sacarme de ese estado mental depresivo”, describía Elon Musk durante su entrevista. “No diría que soy un caso de depresión prolongada. Pero ocasionalmente entro en un estado mental químico negativo. No es algo habitual, pero alguna vez sucede”.

Fuente:  XATAKA