Realidades

Elmer Mendoza: “Solo puedo crear asesinos y narcos idealizándolos”

Al ver y oír hablar a Elmer Mendoza (Culiacán, 1949) nadie diría que es el uno de los grandes diseccionadores literarios de la cloaca en la que anda metido México. Afable, de gestos suaves y una voz que reproduce la extraña musicalidad con la que su prosa cuenta los hechos más brutales, Mendoza es el padre de la narcoliteratura y responsable de la serie del policía Edgar El Zurdo Mendieta, cuya quinta entrega, Asesinato en el Parque Sinaloa (Literatura Random House) acaba de llegar a España. El escritor habló con EL PAÍS a su paso por Madrid para promocionar la novela y como estrella de Getafe Negro, festival en el que México era el país invitado.

En este caso, el Zurdo es un policía de alma melancólica que investiga un asesinato, crimen que sirve a su creador para abrir el foco y presentarnos con realismo el mundo del narco. “El pequeño delito es la puerta de entrada a la inmensa cloaca que es la realidad de mi país y que tardará tiempo en arreglarse”, cuenta Mendoza  tras una breve pausa para reflexionar que repetirá, al igual que su ritmo cadencioso, durante toda la charla.

Personaje sobre el que no se pueden aplicar análisis groseros, El Zurdo es un policía que lucha por la justicia, pero también acepta un soborno o es amigo –y siempre queda la duda de si algo más– de Samantha Valdés, la capisa, la jefa del narco, un personaje poderoso, atractivo y destructor. ¿No le da miedo idealizar a asesinos y narcotraficantes? “Fíjate que no, porque solo los puedo crear idealizándolos. Nunca he negado cierta admiración por estos personajes. Lo importante del asunto es crear seres memorables que se conviertan en entrañables para el lector. Ella solo puede ser la jefa siendo muy fuerte, es una forma radical de feminismo, muy contemporánea ”, confiesa el autor de Besar al detective.

No es Samantha Valdés el único personaje femenino fuerte de una serie que tiene en Ger –la figura maternal que cuida de la casa de El Zurdo y de él– y en Gris Toledo –compañera del detective, ejemplo de integridad y brillante investigadora– dos pilares de la narración. “Todas son modelos de mujer que tengo en mi familia. Mi madre, mi tía, mi abuela, mi esposa, mi hija… son mujeres de carácter fuerte que resuelven y que no reclaman nada por hacerlo, porque ven que ese ese es su papel”, cuenta con una sonrisa.

EP