Actualidad

‘Élite de Ecuador pugnaba por mantener sistema corrupto que los enriqueciera, antes de llegada de Correa

Los diplomáticos de Estados Unidos catalogaban a Correa de algunas formas: carismático, inteligente, antiamericano, agresivo.

QUITO. El periodista investigador noruego, Eirik Vold, presentó la semana pasada en esta capital el libro “Ecuador en la mira”, que contiene revelación de Wikileaks relacionadas al país andino no difundidas por medios locales. En el boom de Wikileaks, algunos medios privados ecuatorianos hicieron pública información, pero ocultaron más datos que evidenciaba el criterio de los cargos diplomáticos de Estados Unidos sobre la oposición, encuentros con activistas, entre otros.

Por ejemplo, relató el periodista,  antes de la llegada del presidente Rafael Correa al poder, en 2005, se veía a Ecuador como uno de los países más corruptos y antidemocráticos de América Latina. Un cable de 2005 advertía que la elite política ecuatoriana pugnaba por mantener un sistema corrupto  que los enriqueciera, dijo.

“Uno creería que en una circunstancia así los Estados Unidos verían con alegría el hecho de que llegara un presidente nuevo con un programa electoral diferente a los de esas élites que según la Embajada era extremadamente corrupta y antidemocrática, cuando –al contrario- a Correa lo veían con bastante preocupación era que Correa había expresado muy poca voluntad de aceptar los mandamientos de las instituciones financieras de Washington (recortes sociales, liberalización de la economía, etcétera)”, mencionó.

Los diplomáticos de Estados Unidos catalogaban a Correa de algunas formas: carismático, inteligente, antiamericano, agresivo, finalmente “no hay una definición clara sobre lo que es el fenómeno de Correa”, dijo Vold.

Lo más llamativo, agregó, es que en principio Estados Unidos pensaba que a Correa lo iban a “educar” para que aceptara la política de siempre como le convenía a ese país y como había sido tradicionalmente en Ecuador.

30-S

Los documentos revelan también que la estrategia de Estados Unidos era “comprar con juguetes caros” a los militares ecuatorianos, darles privilegios, armamentos de última tecnología, viajes de capacitación con todas las comodidades, entre otras cosas. El propósito era mantener la cooperación militar, el acceso “privilegiadísimo” que tenían militares de Estados Unidos para estar dentro de las instituciones en Ecuador, contó Vold.

Cuando Correa decidió cortar eso, se inició una campaña cuya meta no era necesariamente el asesinato del mandatario, la estrategia, según se desprende de los cables, era comprar la voluntad de los militares ecuatorianos y autoridades policiales también para que presionaran al Gobierno para que acepte que Estados Unidos retome el control que había mantenido, añadió el periodista.

“Lo cierto es que al fomentar de esa manera activamente el descontento de los militares y de las autoridades policiales en el país en los meses anteriores al 30 de septiembre se fomentó ese descontento que fue caldo de cultivo para los que actuaron ese día”, mencionó.

Otras revelaciones

Contó también otros capítulos del libro donde se devela el viraje de los dirigentes del movimiento indígena dando la espalda a la posición de las bases que apoyaban a Correa. Lo que se mencionaba en los cables es que las cúpulas estaban más pendientes de prebendas que de sintonizar con las demandas de las bases.

Por otro lado, se expone también la preocupación de Estados Unidos por el proceso de integración en América Latina, sobre todo a través de la Unión de naciones Suramericanas (Unasur). En Washington se veía a Ecuador y Venezuela (en el periodo de Hugo Chávez) como los motores de la integración.

También, la relación cercana de Andrés Páez, actual candidato a la vicepresidencia del Ecuador por el movimiento CREO, a quien Estados Unidos consideraba una de sus fichas más importantes. Además, de otros actores del sector financiero de Guayaquil que contemplaban un plan para derrocar a Correa.

Otros cables revelaban los planes violentos de los separatistas en Bolivia al punto de que Estados Unidos consideraba que podrían acabar con el asesinato del presidente Evo Morales, refirió Vold. Que Venezuela era un objetivo principal para Estados Unidos en América del Sur.

También, la injerencia y responsabilidad de Washington en el golpe que sacó del poder al presidente Manuel Zelaya, en Honduras y cómo EE.UU. se jactó de haberlo engañado.

“Al proteger a Assange se protege a Wikileaks; al proteger a Wikileaks se protege a la libertad de expresión y el derecho a la información de toda la población mundial”, dijo el periodista en entrevista con el programa Ecuador No Para, transmitido por TeleCiudadana en coproducción con ANDES.

Vold dijo que Wikileaks es la organización que más información ha proporcionado sobre el funcionamiento del poder hegemónico más importante en la historia de la humanidad (Estados Unidos) y agradeció la voluntad de Ecuador por proteger a Assange, a quien identificó como “arquitecto de la plataforma digital”, y al derecho a estar informados.

Identificó al australiano junto con el soldado Manning y Edward Snowden como los nuevos disidentes digitales, el fenómeno más importante de este siglo y que abrió la puerta a la revelación de documentos sobre el funcionamiento del aparataje de espionaje de Estados Unidos y la violación al derecho a la privacidad de parte de la potencia global.

Vold dijo que las revelaciones de Wikileaks es la colección de documentos filtrados de un estado más grande que ha existido en la historia mundial y la “única y mejor forma de analizar cómo funciona desde adentro el aparataje diplomático de control geopolítico más grande que ha existido en la humanidad, la diplomacia de EE.UU.

Las revelaciones, que siempre fueron incuestionables y que contenían un alto valor informativo, más allá de lo escandaloso y dramático, exponen el funcionamiento cotidiano de ese aparataje, que consiste en más de 70 mil diplomáticos, agentes de inteligencia, agregados militares.

“Antes no se tenía información de cómo se comunican y cómo actúan ellos internamente. (Actualmente) No hay un conflicto en el mundo donde los documentos de Wikileaks no puedan ayudar a dar información nueva, así sea de contexto y de revelaciones puntuales. O sea, en todo lo que suceda en el mundo, lo que ha sucedido a comienzos de este siglo Wikileaks tiene alguna información que aportar”, subrayó.

Destacó que un hecho bastante llamativo es cómo un puñado de jóvenes, que son los activistas de Wikileaks, armados con unas computadoras y acceso a internet hayan, llegado a revelar más verdades sobre el funcionamiento de la superpotencia Estados Unidos que todos los medios de comunicación masivos occidentales juntos con todos sus recursos financieros, humanos y tecnológicos.

Refirió que uno de los hitos más impactantes en los primeros dos años de Wikileaks fueron la colección de secretos sobre la guerra en Afganistán donde se revelaba que -contrario a la propaganda oficial- los mismos mandos estadounidenses veían que ese conflicto iba de mal en peor, que no mejoraban las condiciones de vida de los afganos y que más bien empeoraban.

Otro es el video sobre la guerra en Irak, después del derrumbe de la estatua de Sadam Hussein, donde soldados de EEUU masacran a civiles mientras se ríen, y que reemplazó al derribamiento de la estatua del presidente irakí como símbolo audiovisual del conflicto. (ANDES/LA NACIÓN)