Opinión

Elena Betés: “Somos gente ordinaria haciendo cosas extraordinarias”

Lleva más de 15 años en esto del emprendimiento. Lo ha hecho por cuenta propia y por cuenta ajena. Ha fracasado y ha triunfado. Es la fundadora de Rastreator, el comparador por excelencia, y desde hace cuatro años la fundadora y CEO de Preminem y de Penguin Portals. Los lectores de Emprendedores le han concedido el Premio a la Emprendedora del Año. Y aquí la conocemos un poquito más.

Gesticula, derrocha energía por todos los costados y sonríe constantemente. Le gusta explicarse a través de unos gráficos capaces de condensar su frenética vida profesional en una suerte de rayas, círculos y nombres entrelazados. Una fuerza visual que quizás tenga su origen en la dislexia severa que le afectó hasta los 8 o 9 años y que le impidió leer con fluidez hasta los diez. “Me planté en Tercero de EGB sin saber leer. Había desarrollado trucos para disimularlo, pero llegados a ese punto ya era imposible. A mi madre le dijeron que tenía que llevarme a un colegio especial. Imagínatelo. Hoy es un tema del que se habla constantemente, pero en aquella época era algo casi tabú. Pero mi madre dijo ‘no hay problema’ y me puso un logopeda con el que trabajaba varios días a la semana. Así fue cómo de repente mi vida se convirtió en un reto constante: mis notas tenían que ser siempre mejores que las anteriores. Y poco a poco dejé de ser la última de la clase y empecé a adelantar puestos. Y todo ello a base de esfuerzo, esfuerzo y esfuerzo”, explica.

Un afán de superación constante que le ha permitido superar dos fracasos empresariales hasta dar con la tecla del éxito con Rastreator y que le ha animado a ceder el báculo de la dirección del comparador por excelencia en España para afrontar nuevos proyectos globales desde su puesto de CEO en Penguin Portals , un paraguas bajo el que se aglutina un grupo de empresas de “naturaleza muy diversa, con autonomía total entre ellas y que, al igual que los pingüinos, basa precisamente su fuerza en trabajar juntos. Stronger together”, recuerda.

En cifras, este proyecto se traduce en más de 600 empleados, 6 países, 7 millones de visitantes mensuales y más de 140 millones de dólares de facturación. Y abarca sectores tan dispares como los seguros, la banca, la energía o los servicios de internet. Una trayectoria, en fin, que ha convencido a los lectores y las lectoras de Emprendedores para concederle el Premio a la Emprendedora del Año.

EMPRENDEDORES. Has emprendido por cuenta propia, con Punto Seguro y First Europa, y por cuenta ajena, cuando fundaste Rastreator en 2009. ¿Cuál es la diferencia entre ambos planteamientos?

ELENA BETÉS. Yo siempre digo que he sido emprendedora toda la vida y empresaria una vez y media. Y me he dado cuenta de que soy mejor emprendedora con el dinero de otro. Cuando empiezo a emprender, con Punto Seguro, lo hago con las famosas 3F, con el dinero de la jubilación de mi padre y de otros cinco amigos suyos en la misma situación. Vendía seguros como loca desde que me levantaba, pero hacía falta una inversión de 150.000 euros en tecnología y no fui capaz de conseguirla. Cuando sientes que estás jugando con los ahorros de tu padre te resulta muy difícil asumir riesgos. Luego vino la aventura de First Europa, que quebró. Y el mismo día de la quiebra, la gente de Admiral Group me propuso crear un comparador de seguros en España con su dinero. Me di cuenta de que era mucho mejor porque entonces sí que podía asumir riesgos. Yo jamás habría podido llamar Rastreator con los fondos que tenía al principio. Ahora estoy deseando tener dinero para volver a probar que puedo ser emprendedora para mí (bromea).

EMP. Muchos consideran que, en sentido estricto, sólo son emprendedores aquellos que ponen su propio dinero… ¿Se es igualmente emprendedor sin tener la propiedad del proyecto?

E.B. Yo voy por la calle constantemente pensado y conectando ideas. Siempre estoy dándole vueltas a qué opciones puede haber. Mi vida va por ciclos de siete años y cada siete años cambio. Desde que estoy en Admiral Group todos mis bonos están vinculados al éxito de los proyectos, pero mi porcentaje de capital es inexistente. Cuando Admiral me planteó crear Rastreator, lo hizo en términos de “¿te unirías a nosotros?”. Es decir, nunca ha sido un lenguaje empleado/empleador. Yo creé Rastreator en 2008 y fui su directora general hasta el 2015. Casi en paralelo a la fundación del comparador, en 2009, monté Admiral Technologies en La India para dar soporte tecnológico a todas las empresas del grupo y que hoy tiene 168 desarrolladores.

En 2013 o 2014 empiezo a pensar en expandir Rastreator por el mundo. Voy al Consejo de Administración y ellos me dicen: si consigues fondos fuera, nosotros te los duplicamos. Los conseguí y creé Preminem. Bajo su paraguas se lanzan Duobi.com, en China, que ha quebrado; Rastreator MX en México, que va muy bien; Tamoniki, que es la turca, y ahora Gosahi, que es la india. Ahí doy yo el salto. Paso a un segundo plano en lo que respecta a Rastreator, me mantengo como presidenta, me sigo sentando ahí cuando vengo a España y sigo vinculada a las campañas, soy la madre de Rastreator: cuando hay que tocar al perro, o tocar el logo…. En un momento dado, el grupo se plantea que tiene sentido que yo supervise al resto de comparadores y es entonces cuando cojo Confused (que era la británica), Lelynx (que es la francesa) y, junto a Preminem y Rastreator España, creamos los Penguins Portals, con la idea de que el futuro está en la escalabilidad del conocimiento y de que juntos vamos a defendernos mejor en un entorno digital que es muy, muy agresivo. Mi etapa en Penguins está próxima a los siete años, así que estoy esperando al siguiente bloque de siete a ver dónde me lleva, jajaja.

Fuente: www.emprendedores.es