Internacional

Elecciones en Francia: qué escenarios políticos se abren ahora tras el triunfo de la izquierda

  1. La derrota de la ultraderecha de Marine Le Pen sorprendió a todos. Y también el segundo lugar que obtuvo el partido del presidente Emmanuel Macron.

  2. Ahora que nadie tiene mayoría absoluta, cuáles son las opciones que tiene el jefe de Estado para elegir un primer ministro.

Francia respiró aliviada porque el «Voto Republicano» consiguió, en el último minuto, frenar al lepenismo desdiabolizado pero listo para conseguir una mayoría absoluta en la Asamblea Nacional. Nadie lo esperaba.

Pero los franceses acudieron en masa a votar para frenarlo y colocarlos en el tercer lugar. Una noche loca en la historia de Francia, impensada y ,al mismo tiempo, inquietante. Francia puede ser ingobernable porque nadie tiene mayoría en la Asamblea Nacional. La disputa por la nominación del primer ministro y la formación del gobierno se ha iniciado y está en manos del presidente Emmanuel Macron.

Marylise León, la nueva líder de la central sindical CFDT, lo sintetizó:”Merci, Merci, Merci. Gracias a la movilización de todos, nosotros evitamos lo peor”.

El nuevo parlamentarismo

El resultado es que ha nacido un nuevo parlamentarismo en la nueva Asamblea Nacional, donde nadie tiene mayoría. Pero es la izquierda, aglomerada en el Nuevo Frente Popular, la que ha conseguido entre 175 a 205 bancas. Reagrupación Nacional de Marine Le Pen consiguió entre 115 a 1500. En la Anterior asamblea tenía 88 bancas.

El problema es que este Frente se armó en cuatro días y cuatro noches de debate y no está unido. No es lo mismo Jean Luc Melénchon que el ex presidente socialista François Hollande, un moderado, que regresó a ser diputado porque “Francia estaba en peligro” y podría ser primer ministro. Fabian Robbin, el legislador electo que rompió con Francia Insumisa dos días antes de la elección frente al autoritarismo de Melénchon, podría ser otro de los candidatos. O Laurent Berger, el ex sindicalista y ex líder de la moderada central obrera de la CFDT.

Rafael Glucksmann, el socialista que ganó las europeas y resucitó al PS, anunció que no será primer ministro. Pero apoya una alianza social demócrata con Ensemble, el partido presidencial, que esta noche entró en crisis con los suyos. Los votos conquistados son del renunciante premier Gabriel Attal y de sus diputados, no de Macron. Hay tensión entre ellos .El acuerdo deberá ser sobre las coincidencias y no las diferencias. El desafío de la unidad.

Fabien Roussel, el líder comunista, anunció el domingo que las decisiones no las toma un sector sino que es el resultado respetuoso de todos los que integran el Nuevo Frente Popular.

El parlamento en Francia

Macron está débil y debe durar hasta el 2027, las próximas elecciones presidenciales. Pero es maquiavélico, como lo demostró en su suicida decisión de disolver la Asamblea Nacional. Buscará romper el Nuevo Frente Popular y “pescar” a los moderados entre ellos.

Macron “esperará a conocer la estructuración de la nueva Asamblea para determinar a quién convocará para formar gobierno”, anunció el Eliseo este domingo por la tarde.

El primer ministro Gabriel Attal presentará su renuncia a Macron el lunes. Nunca estuvo de acuerdo con su disolución de la Asamblea. Pero se cargó la campaña al hombro y llegaron segundos. El joven premier dio vuelta la página a la macronia. Fue él quien consiguió en su campaña los 150 a 175 bancas para Ensemble. Obtuvo tres veces mas que lo que aseguraban los sondeos pero no alcanzó para una mayoría.

Seguirá en su cargo “hasta que sea necesario” pero se acabó la fidelidad al presidente. “Un nuevo aire comienza” anunció el premier en su renuncia y el futuro ”esta en las manos del Parlamento”.

Macron debilitado

Macron ha quedado solo y debilitado paradójicamente con este triunfo de la izquierda. Intentará quebrar este Frente Popular y encontrar moderados en él, como el ex presidente Francis Hollande o el de Francia Insumisa, Fabien Ruffin, que no soporta el autoritarismo de Jean Luc Melénchon. Pero la designación del premier no será rápida. Habrá negociaciones. Llegan los Juegos Olímpicos y hay que mostrar una cierta armonía.

Melénchon, el tribuno de la república y ex ministro socialista enojado, que formó la Francia Insumisa, le exigió al presidente Macron -un minuto después de conocerse los resultados- que es el NFP quien debía ser convocado para formar gobierno y el primer ministro debía renunciar.

Francia ha quedado dividida entre unos y otros: el lepenismo y los demás, que celebran en la plaza de la República, como si fuera un Mundial de fútbol. Los electores cumplieron el rol de unidad en el voto republicano, que los políticos no consiguieron acordar. Ahora los legisladores franceses deberán aprender a trabajar y convivir con una coalición, tan común en otros países europeos.

Varios desafíos

El gran desafío que viene es que la triunfante izquierda se una y pueda ensamblar un programa, que no asuste a los franceses que los votaron para que no ganara el lepenismo ni a los empresarios extranjeros, que tanto necesita una Francia endeudada e intimada por la Unión Europea

Frente a sus televisores, los migrantes, los binacionales, los musulmanes, los minorías negras, los extranjeros no van a sentirse amenazados con la expulsión o la pérdida de su trabajo, como prometía Reagrupación Nacional. Van a dormir en paz. El «Voto Republicano» fue contra la xenofobia también.

Por: DIARIO EL CLARÌN / FOTO  XINHUA