Opinión

El verdadero cambio está en la educación y el ejemplo que demos…

Dr. Jorge Norero González/Guayaquil

 

Acabo de visitar y estoy en Chiavari GE. Italia, donde he tenido una gratísima experiencia, mirar cómo los niños en esta ciudad son llevados y traídos por sus padres a las escuelas, luego los retiran para llevarlos a diferentes actividades deportivas, culturales, sociales, para regresarlos tipo 6pm, a sus hogares, hacer sus deberes, luego cenar y dejar recién jueguen con sus tablet o juegos electrónicos…
Al menos en casa de mi hija y su esposo, mis dos nietos no miraron la televisión, ni la tienen en sus dormitorios, yo era el que miraba las noticias 24h de la RAI, mientras ellos hacían sus tareas y jugaban…estoy hablando de un niño que el 2 de mayo cumple 12 años, y mi Alice 9 años…

Mirar cómo los profesores conducen ordenadamente a los niños, por lugares para interactuar con la naturaleza, museos, lugares históricos, parques, me ha emocionado profundamente, convencido que la educación es sin lugar a duda desde el hogar y luego en las escuelas, los únicos caminos que podrán corregir y generar en cualquier sociedad, esperanza, valores, principios, y un nuevo mundo para todos…

Acá pocas son las escuelas privadas, no existe discriminación, niños de muchas culturas y nacionalidades de origen, se integran de manera equitativa, libres de prejuicios, aunque todo esto no signifique, que no estén expuestos a peligros como drogas, violencia, sexo temprano, etcétera…

Pero definitivamente es en cada hogar, y la responsabilidad es de los padres, educar y criar con valores y principios a sus hijos.

En Ecuador, ojalá pudiéramos generar una conciencia profunda en los padres, para obligar con disciplina y mucho amor, ese cordón umbilical que proyectará a los niños a otros umbrales y diferentes escenarios, de lo que fatalmente hoy muchos jóvenes se ven inmersos por las drogas, el sicariato, degeneración, en corresponsabilidad con el Estado y sus educadores insensatos, irresponsables y cómplices de toda esta situación…

Comenzar con eliminar las televisiones de los cuartos de los niños, reemplazarlos con libros, juguetes y artículos que les despierten su imaginación, creatividad, podría significar un cambio cualitativo, y una esperanza de RECUPERAR a nuestros niños, hoy que deambulan como zombis, sin norte y por un callejón oscuro y sin salida…

Este mensaje es para usted joven padre de familia, no basta con poner a sus hijos en el mejor colegio, sin comprometerse en su proceso de educación y aprendizaje. Los padres y abuelos somos fundamentales en ese proceso, de manera que todavía están a tiempo para RECUPERAR y disfrutar los éxitos de sus hijos, así como cargar en vuestras espaldas el fracaso de ellos, porque nunca estuvieron para acompañarlos, guiarlos y satisfacer cualquier necesidad de información, corregirlos, y amarlos de verdad…

Semper Fi.