Tecnociencia

El ‘veneno blanco’ que se esconde en tu dieta diaria y no es el azúcar:

La eliminación de la harina refinada de la diete es esencial para mantener un sistema digestivo saludable y para regular los niveles de glucosa en sangre.

La harina refinada, un ingrediente común en muchas dietas modernas, presenta preocupaciones significativas para la salud debido a su proceso de refinamiento. Durante éste, se eliminan el salvado y el germen del grano, reduciendo así el contenido de fibra, proteínas, minerales y vitaminas. Esta reducción en el valor nutricional es crítica, ya que la fibra, por ejemplo, es esencial para mantener un sistema digestivo saludable y para regular los niveles de glucosa en sangre.

La eliminación de estos componentes esenciales lleva a un producto final con un alto índice glucémico, lo que puede contribuir a un aumento rápido de los niveles de azúcar en sangre tras su consumo. Muchos alimentos que se toman a diario esconden este ‘veneno blanco’, la bollería industrial, el pan blanco, la pasta, las pizzas precocinadas o las tortillas de maíz y de trigo. Por eso es importante fijarse en el etiquetado y apostar siempre por los alimentos realizados a base de harina integral.

La relación entre el consumo de harina refinada y el aumento de enfermedades crónicas ha sido objeto de numerosos estudios. Investigaciones han demostrado que una dieta alta en harina refinada puede estar asociada con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes tipo 2 y algunos tipos de cáncer. Por ejemplo, un estudio de la Universidad Simon Fraser, en Canadá, informó que el consumo de granos refinados está asociado con un mayor riesgo de ataques cardíacos y muerte prematura. Este tipo de estudios subraya la importancia de considerar la calidad de los carbohidratos en nuestra dieta, más allá de la cantidad.

Además de los riesgos para la salud a largo plazo, el consumo de harina refinada también puede afectar el bienestar metabólico a corto plazo. Alimentos elaborados con harina refinada tienden a tener un menor contenido de fibra, lo que puede resultar en una menor sensación de saciedad y un aumento en la ingesta calórica. Este factor, combinado con el alto índice glucémico, puede conducir a fluctuaciones en los niveles de glucosa en sangre y a una mayor carga en el páncreas para producir insulina, lo que podría contribuir al desarrollo de resistencia a la insulina y, eventualmente, a la diabetes tipo 2.

Alternativas más saludables

Incluso la ingesta de harina refinada se ha vinculado con una serie de problemas de salud, como se indica en diversos estudios científicos. Uno de los aspectos clave en la evaluación de la harina refinada es su relación con la inflamación. Por ejemplo, un estudio realizado con participantes del Insulin Resistance Atherosclerosis Study, en Toronto (Canadá) encontró una relación positiva entre la ingesta de granos refinados y un incremento en el plasminógeno activador inhibidor-1 (PAI-1), un marcador de inflamación, aunque no se encontró una relación significativa con otros marcadores inflamatorios como la proteína C-reactiva y el fibrinógeno.

Además, otra investigación llevada a cabo en Boston (EE.UU.) con adultos de una edad promedio de 72 años reveló que aquellos con una ingesta alta de granos refinados tenían un riesgo significativamente mayor de desarrollar síndrome metabólico, aunque no se encontró una asociación significativa con la mortalidad por todas las causas o por enfermedades cardiovasculares.

Las revisiones de casos y controles han mostrado resultados mixtos. Algunos de ellos han sugerido que la ingesta de granos refinados está asociada con un mayor riesgo de varios tipos de cáncer, como el de estómago, colorrectal, mama, digestivo superior y tiroides. Sin embargo, estos riesgos aumentados se observaron principalmente en los niveles más altos de consumo.

Fuente:  El Español.com