Actualidad

El Triunfo espera reducir tasa de asesinato

Este cantón es de superficie plana con ligeras elevaciones, se encuentra a tan solo 61 Kilómetros de Guayaquil y actualmente cuenta con 44.778 habitantes ubicados a 388,5 Km2 de territorio.

GUAYAQUIL. Sin duda, El Triunfo con el aumento de muertes por presunto sicariato se ha convertido en un cantón violento. Aquello está demostrado en los 8 crímenes que desde el 1 de enero hasta la fecha se han producido, lo que mantiene alarmados a los habitantes.

En comparación con las cifras de la Policía Nacional en 2013 se registraron 7 muertes violentas; en el 2014, esa cifra subió a 22. Por ello, las fuerzas del orden han impulsado varios programas para intentar disminuir los asesinatos.

Marcos Miñaca, jefe de Operaciones de El Triunfo- Bucay, reveló para Ecuavisa cuál es la forma más común de cometer los crímenes en dicho cantón. “El modo de cometer estos actos es parecido al sicariato, no podríamos determinar verdaderamente sí es sicariato o no, mientras no se dé un proceso judicial”, reveló el Mayor.

Miñaca destacó que las unidades contra las muertes violentas y de antinarcóticos ya están trabajando en la zona, pero los ciudadanos no quieren aportar con información, lo que dificulta el proceso que están realizando. En lo que va del año, en el cantón se han desarticulado 4 peligrosas bandas.

Por ese motivo, en dicho cantón se realizó el operativo “Nuevo Amanecer” que fue el inicio de una serie de trabajos que la policía ejecuta allí, considerado uno de los más peligrosos del país debido al incremento de las muertes violentas relacionadas con el microtráfico.

Este cantón que está situado en la parte suroeste de la provincia del Guayas. Limita al norte con los cantones Yaguachi, Marcelino Maridueña; al sur con el cantón Naranjal y la provincia de Cañar; y al oeste con los cantones Yaguachi y Naranjal.

Por lo que para Jefferson Santamaría, jefe antinarcóticos de la zona, resaltó que estás cifras provocaron que las autoridades intervengan dicha población, en la que hablar de los asesinatos y la inseguridad en las calles provoque temor entre sus habitantes, quienes no hablan del tema.

Uno de ellos es Bernardo y Manuel, morador del lugar, recaló que “si uno habla o comenta algo, uno queda mal visto. A uno le pueden matar”, dijo en declaraciones a Ecuavisa.

Mientras que el alcalde del cantón, Andrés Macías, reveló que ha recibido amenazas de muertes, que lo llevó a reunirse con el ministro del Interior, José Serrano, para comentarle la situación que está atravesando tanto el cantón con él.

“Quien les habla, como alcalde (está) amenazado de muerte porque no se deja someter ante la delincuencia. El señor fiscal también, la misma policía”, dice Macías, que señala a estos últimos como otros afectados. (DO/La Nación)