Actualidad

El traspaso de militares a instituciones de seguridad no es técnicamente viable

El Gobierno propone crear cuerpo de seguridad para presidente y funcionarios

QUITO. “Los militares no están preparados en este caso para cuidar personas, ni siquiera al propio Presidente de la República”, así lo manifestó el ministro de Defensa, Fernando Cordero, luego de conocer que en el libro IV Libro del Código de Entidades de Seguridad Ciudadana se plantea crear un cuerpo de seguridad para la protección de funcionarios públicos, que reemplazaría en la tarea a los militares y policías.

Y resaltó que en los análisis de riesgo que les hacen a cada funcionario, él presentaba un 94%, pero ese riesgo era por la velocidad en la que iban las caravanas de un lugar a otro por lo que dijo “bajen la velocidad y bajábamos a la mitad del riesgo y ya arreglado el tema, no es un asunto de que aprenden a cuidar presidentes o vice presidentes”, sugirió.

Aunque la discusión del tema será durante el debate en la Asamblea, para decidir la participación de las Fuerzas Armadas, el ministro Cordero señaló que el servicio de protección presidencial “difícilmente se podrá desvincular de las Fuerzas Armadas, independientemente de que exista esa entidad creada, porque las Fuerzas Armadas tienen cierto tipo de logística propia”, explicó.

Por otro lado, el ministro informó que la disposición transitoria primera del IV Libro del Código de Entidades de Seguridad Ciudadana fue retirada del Proyecto de Ley, “luego de un estudio técnico se determinó que, aunque son instituciones encargadas de la seguridad, un sistema de guardabosques no es equiparable a la carrera militar, por la naturaleza de jerarquización; por esto, la transitoria fue eliminada por la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional que la lleva adelante”, señaló Fernando Cordero en une entrevista concedida a El Ciudadano, sobre el traspaso interinstitucional.

Añadió que la propuesta de homologación de las instituciones de seguridad que promueve el Proyecto en su libro primero busca que, tanto en la Policía Nacional, como en las Fuerzas Armadas, los tiempos de ascenso sean los mismos, así como de la alza salarial que representa.

“El Código es fundamental para ordenar y normar las entidades de seguridad del país como el Cuerpo de Bomberos, que por la falta de un órgano legal, en la actualidad cuenta con personal voluntario que no alcanza a percibir un sueldo básico. El Código unificará criterios, dará normas y leyes de cumplimiento obligatorio, y el resto harán las ordenanzas municipales en cada sitio, dependiendo del tamaño y la realidad social de cada cantón”, señaló el Ministro.

Con respecto a la planificación para reducir el número de personal militar, el funcionario destacó que no se busca sacar a personas que son parte de las Fuerzas Armadas, sino limitar el ingreso, “de tal manera que, el proceso será visible luego de dos años. Para el 2025 el personal militar será de 34.500 efectivos si los escenarios sociales se mantienen. Los escenarios militares se deben evaluar permanentemente”, recordó e insistió en la necesidad de revisar el pago de pensiones de los militares retirados debido a la inequidad entre los salarios del personal activo y pasivo.

“Equiparar las pensiones de personal en retiro con los sueldos de activos, no tiene sostenibilidad. En un ejercicio comparativo, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), ajusta su capacidad de pago de pensiones a la inflación; sin embargo, el ISSFA lo hace en función de los sueldos”, finalizó el funcionario. (VCV/La Nación)