Ciencia

El telescopio Hubble cumple 25 años

Durante su larga misión, el Hubble ha revolucionado la visión del universo y efectuado algunos de los descubrimientos más innovadores de la astronomía del siglo XX.

WASHINGTON.  En el anterior gran aniversario del telescopio Hubble hace cinco años se vaticinaba que a estas alturas ya estaría convertido en basura espacial, sin embargo, cuando cumple un cuarto de siglo el ingenio funciona mejor que nunca.

Tras la quinta y última misión en 2009 para reparar y mejorar sus sistemas, la agencia espacial estadounidense (NASA) anunció que no esperaba que el telescopio espacial siguiera funcionando más allá de 2014.

“Estamos muy felices y sorprendidos. El telescopio funciona excelentemente bien, mejor que nunca. Ahora estaremos satisfechos si sigue operativo otros cinco años más”, explicó a Efe Nolan Walborn, un reconocido astrónomo que trabaja desde 1984 en el Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial (STSCI), ubicado en Baltimore (Maryland).

El centro de operaciones científicas celebró hoy una fiesta de cumpleaños del Hubble, a la que asistieron los astronautas que participaron en las misiones de reparación y mejora, entre ellos el actual administrador de la NASA, Charles Bolden.

“Hasta los más optimistas nunca habrían predicho, cuando se lanzó en 1990, el grado en el que el Hubble llegaría a reescribir los libros de astrofísica y ciencia planetaria. Ha cambiado nuestra comprensión del universo y de nuestro lugar en él”, comentó Bolden.

El administrador de la NASA participó hoy en el acto central de la celebración, en el Newseum de Washington, donde se presentó la imagen oficial del aniversario: un espectacular y brillante tapiz de estrellas jóvenes localizado a 20.000 años luz de la Tierra, en la constelación Carina, y de unos 2 millones de años.

Durante su larga misión, el Hubble ha revolucionado la visión del universo y efectuado algunos de los descubrimientos más innovadores de la astronomía del siglo XX.

Su longevidad y éxito ha sorprendido hasta a los más optimistas. Especialmente tras los reveses y complicaciones con las que comenzó su andadura en el espacio.

En 1986, el lanzamiento del Hubble tuvo que retrasarse debido al desastre del transbordador espacial Challenger, en el que murieron los siete miembros de la tripulación al desintegrarse el aparato 73 segundos después de su salida.

Finalmente, el 24 de abril de 1990 se lanzó el transbordador Discovery (STS-31) con el telescopio espacial hacia una órbita de 600 kilómetros sobre la Tierra, pero al día siguiente los astronautas descubrieron que su espejo principal tenía una imperfección que hacía que las imágenes se vieran borrosas.

El fallo se solucionó el 2 de diciembre de 1993, cuando se lanzó el transbordador espacial Endeavour para llevar a cabo la primera misión de reparación en el Hubble, en la que se instaló una óptica correctiva.

Dos décadas y cuatro misiones de mejora después, las imágenes del telescopio espacial de hoy son más definidas y alcanzan mayores distancias que nunca antes. (Internet/La Nación)