Economía

El subsidio a los combustibles debe bajar de $3.200 millones a menos de $1.000 millones anuales hasta 2027

El acuerdo con  el Fondo Monetario Internacional (FMI) establece que, de manera gradual, se reduzca el subsidio a los combustibles durante los próximos años.

En 2024, la reducción  debe ser de $408 millones y todo apunta a la extra y la eco país; pero en 2025, se debe reducir el subsidio en $786 millones adicionales y eso solo será posible tocando el diésel.

La reducción de subsidio a los combustibles es uno de los temas claves del acuerdo de financiamiento firmado por el Gobierno de Daniel Noboa con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al contrario de lo que ha dicho voceros del Gobierno, desde el presidente hasta el ministro de Energía encargado, el compromiso con el organismo multilateral es ir desmontando gradualmente no solo el subsidio de las gasolinas extra y eco país; sino también ir por el diésel.

Según el exministro de Economía, Fausto Ortiz, las correcciones o reducciones en el subsidio se deberán dar sobre todo entre 2024 y 2027. » Pasaríamos de más de $3.200 millones a menos de $1.000 millones en 2027″, puntualizó.

Así, en 2024, el ajuste sería de alrededor de $408 millones relacionados con el subsidio de las gasolinas extra y eco país. El ministro de Energía y Minas encargadoRoberto Luque, ha dicho que se está analizando la liberalización del precio de esas dos gasolina y una compensación para ciertos sectores como taxistas, camionetas de transporte rural de pasajeros y motores fuera de borda, entre otros.

La medida deberá tomarse en el segundo semestre de este 2024 y provocaría un ahorro de más del 64% de los $631,08 millones presupuestados para el subsidio de la extra y la eco país durante todo este año. Sin subsidio, tanto la extra como la eco país, que actualmente cuestan $2,40 por galón, pasaría a más de $3 por galón.

En 2025, a los $408 millones ahorrados en 2024 se deberá sumar una reducción adicional del subsidio a los combustibles de $786 millones. Esta meta, de acuerdo a Carlos Rivas, ingeniero en petróleos, no se podrá conseguir a menos que se empiece a tocar el diésel, que representa un gasto anual de más de $1.500 millones.

» Tanto si se reelige Daniel Noboa, como si otra persona llega a Carondelet, desde 2025 deberá enfrentar el duro reto de tocar el subsidio al diésel y buscar una adecuado compensación para evitar protestas e inestabilidad», apuntó Rivas.

En 2026, se deberá hacer otra reducción adicional de $973 millones. El ajuste sería de $95 millones en 2027 para llegar a la meta de tener un gasto en subsidio a los combustibles de menos de $1.000 millones al año cuando termine en acuerdo de financiamiento con el FMI.

En 2028, ese gasto en subsidio deberá ser de $880 millones, lo que incluiría el gas (con subsidio completo para todos) y las compensaciones a sectores específicos.

Desde el Gobierno de Noboa no se ha descartado volver a utilizar mecanismos como la banda de precios (establecida por Moreno y derogada por Lasso) para ir ajustando poco a poco el precio de los combustibles. (JS)

Por:  Diario LA HORA