Actualidad

El secuestro extorsivo, un delito que aumenta en el mes de diciembre

Según los datos de la ANT, diariamente se activan 350 alarmas en el transporte público, especialmente en taxis.

GUAYAQUIL. Pese a la implementación del proyecto Seguridad Integral en el Transporte Público y Comercial “Transporte Seguro», por parte del Gobierno Nacional, la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) y coordinado con el Sistema Integrado de Seguridad Ecu911, el cual tiene como principal objetivo disminuir los índices delincuenciales con el fin de mejorar la seguridad vial y ciudadana de todos los usuarios del transporte terrestre en el territorio ecuatoriano.

Cada diciembre se re punta la demanda de movilidad de transporte público debido al incremento de la actividad comercial en las calles, según la policía eso puede aumentar la inseguridad si no se toman precauciones.

Al respecto, el Director del Programa Transporte Seguro de la Agencia Nacional de Transito (ANT) Henry Ruilova, manifestó que a pesar de que 55 mil unidades en el país entre buses y taxis tienen cámaras de vigilancia, los delitos persisten.

“Los delitos que más se repiten son principalmente los robos a choferes y pasajeros de taxis y buses, incluyendo secuestros. Tenemos más de 1.300 personas detenidas, como producto de las alarmas recibidas”, destacó Ruilova.

Adicionalmente, según los datos de la ANT, diariamente se activan 350 alarmas en el transporte público, especialmente en taxis. Solo en Guayaquil se reportan 80 llamados de alerta por día y en este 2015 la cifra de secuestros extorsivos asciende a 17, según la Fiscalía.

Ante esta situación, el jefe de la policía judicial de la zona 8, Jorge Flores, asegura que es la informalidad de los transportes la que aumenta el peligro, ya que “los elementos de seguridad son menores que un transporte formal, por ejemplo no se cuenta con cámaras o no se cuenta con frecuencia de radios que permiten hacer un seguimiento o una trazabilidad de los conductores o usuarios de estos vehículos”, concluyó

Cabe recalcar que el mayor número de delitos ocurren a las afueras de los centros comerciales y zonas de gran afluencia. (VCV/La Nación)