Economía

El sector tecnológico es el que mayor crecimiento en la economía mundial, pero solo una mujer por cada cuatro hombres lidera emprendimientos en este sector

Pierangela Sierra se ha propuesto revertir esta situación e impulsar que más mujeres se desarrollen de la mano de la tecnología.

La ecuatoriana Pierangela Sierra fue elegida representante de América Latina y el Caribe para ‘etrade for Women’. Esta iniciativa, impulsada por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y Desarrollo (Unctad), busca que más mujeres se conviertan en emprendedoras exitosas en el sector tecnológico.

La brecha de género en ese sector, que será uno de los motores de la economía global en los próximos 15 años, perjudica enormemente a las mujeres y les impide acceder a mayores oportunidades laborales y de ingresos.

Sierra está embarcada en la tarea de detectar a las emprendedoras ecuatorianas y latinoamericanas con mayor potencial para darles el empujón que se necesita; además de generar mejores condiciones para que la tecnología deje de ser un tabú para las niñas y jóvenes.

P. La pandemia impulsó el comercio electrónico y los emprendimientos digitales, pero parece que las mujeres están aprovechando menos esa nueva realidad. ¿Cuál es realmente la brecha de género en este tema?

En toda la economía la brecha sigue siendo muy importante, pero es mayor en el área de tecnología. Por cada cuatro hombres, que están aprovechando y liderando emprendimientos tecnológicos, solo hay una mujer. La brecha es enorme. Desde el nacimiento, las mujeres, por diferentes razones, tienen menos acceso a la educación, o acceden a una formación que refuerza prejuicios de que no somos capaces de estar en áreas relacionadas con ciencias y tecnología. Esto debe cambiar porque en los próximos 10 a 15 años las oportunidades en esas áreas son inmensas en términos de crecimiento, desarrollo e ingresos.

P. ¿Por qué es importante que una emprendedora tecnológ

ica ecuatoriana sea representante en el ‘etrade for Women’ de las Naciones Unidas?

Yo represento y lidero a un negocio sostenible y próspero en el sector tecnológico ecuatoriano. (CEO y Fundadora de Tipti). Las Naciones Unidas buscaron a mujeres de las mismas características en los diferentes continentes para darnos la responsabilidad enorme de poder transmitir conocimientos e inspirar a mujeres emprendedoras a través de nuestro ejemplo, a través de las personas que conocemos, a través de nuestro caminar. Los temas van sobre cómo acelerar un negocio, cómo lograr inversiones, cómo lograr credibilidad por parte de los consumidores.

P. ¿Cómo se puede ir cerrando la brecha entre mujeres y hombres en el sector tecnológico?

En el cortísimo plazo, dentro de mi participación en el ‘etrade for Women’, una de las responsabilidades que tengo es levantar una base de datos de aquellas mujeres que están en Ecuador o en Latinoamérica y buscan construir esos sueños, esos negocios tecnológicos. La meta es crear una comunidad en donde podamos compartir experiencias, y con ayuda de Naciones Unidas, dar varias herramientas en términos de educación, pero también darles visibilidad para que inversionistas puedan pensar en esos negocios. En enero de 2023, todas las emprendedoras participarán de un masterclass de dos días. En el mediano plazo, se deben impulsar cambios a través de políticas públicas. Cómo podemos eventualmente becar a chicas vulnerables, que no han tenido acceso a la educación. Cómo podemos establecer regulaciones, que permitan a las emprendedoras mujeres en el área digital tener algún tipo de beneficio en términos impositivos y laborales. En el largo plazo, se tiene que estructurar claramente nuevos pensum de estudio para que podamos rápidamente educar a más mujeres en carreras técnicas y que puedan emplearse rápidamente en la creciente economía tecnológica. Si ves, actualmente, en las universidades hay una subrepresentación de carreras relacionadas con tecnología, y salud, con tecnología y educación, con tecnología y seguros médicos, con interpretación de datos e inteligencia artificial.

P. ¿Cuáles son las principales barreras que enfrentan las emprendedoras tecnológicas?

La primera barrera, que normalmente es inconsciente, es esta percepción que hemos aprendido sobre que las mujeres no somos buenas para temas tecnológicos. Eso hace que, al momento de vender el proyecto, la misma emprendedora y los inversionistas tengan dudas de si va a ser capaz de llevar adelante el negocio. Asimismo, a pesar de que hay varios estudios que hablan de que las mujeres son mejores para manejar el dinero, otro punto crítico es precisamente cuando se busca financiamiento. Solo el 5% de las emprendedoras consigue inversionistas y financistas debido a los prejuicios sobre las capacidades de las mujeres. Por eso, lo que recomendaría es que las emprendedoras se preparen mucho más en temas financieros y conozcan muy bien sus números para vender sus negocios. También es importante que investiguen que inversionistas y bancos han apoyado a negocios similares e incluso tienen más apertura para las mujeres. En otras palabras, lo importante es identificar cuáles son las puertas correctas que hay que empezar a tocar.

P. ¿Qué importancia tienen los modelos a seguir para que más mujeres se involucren en tecnología?

Es importantísimo porque muchas veces el poder reflejarnos, el poder mirar a otras mujeres que han podido labrar esos caminos, pues sin duda alguna te inspira, te moviliza. Si además tienes la oportunidad de poder hacer mentorías, de poder conversar un poquito más íntimamente sobre las dudas, sin duda alguna ayuda muchísimo porque a veces nos trabamos en estos sueños por los miedos o los riesgos que no queremos tomar. A veces un empujón, desde un modelo a seguir, puede marcar la diferencia. (JS)

 

 

Diario La Hora